Estudio Cepal señala que cambio climático podría ser beneficioso para Chile

6907G_cepal_cambio_climatico_2Mediante un documento, entregado paralelamente a la Conferencia Climática de Copenhague, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destacó que el aumento de temperaturas podría beneficiar la productividad agrícola a algunos paises, entre ellos, Chile.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) alerta de que, en caso de no haber un acuerdo internacional para mitigar los efectos del cambio climático, el costo para la región hasta el año 2100 podría suponer hasta un 137 por ciento del PIB actual.

El organismo lo advirtió al presentar el informe “La economía del cambio climático en América Latina y el Caribe. Síntesis 2009”, en un evento paralelo a la XV Conferencia de las Partes en la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se realiza en Copenhague.

En el documento se previó que, sin acciones internacionales de mitigación, la región podría sufrir para fines del siglo pérdidas importantes en el sector agrícola y en la biodiversidad, fuertes presiones sobre la infraestructura y aumento en la intensidad de eventos extremos.

Las estimaciones se basan en cálculos de 15 países: Argentina, Belice, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Uruguay.

Aunque es la segunda zona del mundo que menos emite gases de efecto invernadero detrás de África, están sufriendo los efectos del calentamiento global más que ninguna otra, según el informe. De ahí la urgencia de que la región cuente con apoyo tecnológico y financiero de las naciones desarrolladas, en sus esfuerzos de adaptación y mitigación del fenómeno.

¿Beneficios para Chile?

El documento subrayó que los costos económicos son muy heterogéneos entre países y regiones y tendrán un comportamiento poco predecible (no lineal) a lo largo del actual siglo.

Por ejemplo, algunas naciones tendrían beneficios temporales en sus sectores agrícolas como consecuencia de aumentos de temperatura menores a 2 grados centígrados y los cambios en las precipitaciones, aunque en el largo plazo predominarían los efectos negativos.

Con un incremento de la temperatura planetaria superior a 3 grados centígrados, algunas regiones podrían perder hasta 30 o 40 por ciento de su biodiversidad.

Menciona que Argentina, Chile y Uruguay se verán favorecidos en su productividad agrícola si la temperatura aumentara entre 1.5 y 2 grados centígrados en el período 2030-2050. Sin embargo, si se traspasa este umbral las consecuencias serán muy desfavorables.

Para 2100 se calcula que en Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay y Perú las tierras degradadas oscilarían entre 22 y 62 por ciento del territorio. También disminuirá la disponibilidad de agua, sobre todo en América del Sur.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.