Junji entrega recomendaciones para escoger un buen jardín infantil

jardinLa Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) aconseja que los padres que incorporarán a sus hijos en algún jardín o sala cuna, lo hagan evaluando aspectos como la infraestructura, el equipamiento y el personal. Recomienda además tener en cuenta el comportamiento de los niños en el recinto, lo que puede ser un indicio de posibles malos tratos.

La directora regional metropolitana de Junji, Guida Rojas, explica que para elegir una buena institución “lo primero que hay que consignar es que si esa sala cuna o jardín infantil tiene el empadronamiento o rol de la Junji”, detallando que éste consiste “en una patente que da testimonio escrito de que ese jardín infantil cuenta con las características de infraestructura, de personal y de prácticas pedagógicas que le dan la autoría de tener empadronamiento Junji”.

También hay que tener en cuenta factores como la iluminación, los servicios de higiene, la calefacción del recinto, el sistema de ventilación, los patios y las condiciones de seguridad para los párvulos. De esta manera, se debe lograr que las aulas y espacios educativos sean acogedores y que se encuentren a la altura de los párvulos. Además, debe existir material didáctico seguro y suficiente, que estimule todas las áreas de desarrollo y crecimiento de los niños.

En este sentido, Rojas sostiene que “siempre impacta que el lugar sea bonito, pero más allá de eso hay que fijarse en que sea seguro, que tenga espacios educativos tanto internos como externos, amplios, iluminados, en el que los niños lo pasen bien, en que ahí sean capaces de desarrollar habilidades y destrezas y no sean restringidos en un espacio reducido”.

Otro punto relevante, es el personal del jardín infantil o sala cuna. Debe contar con una directora, educadoras, técnicos de aula, manipuladora de alimentos y auxiliar de servicios menores. El establecimiento educacional podrá contar, además, con nutricionistas, enfermeras, pediatras, sicólogos u otros profesionales.

En este sentido, la directora regional destaca que es importante la cantidad de profesionales que cuidan de los niños y niñas. “En las salas cuna menor, con niños de cero a un año, deben haber tres técnicos por cada cinco niños y una educadora de párvulo por cada sala cuna”, agregando que en los niveles mayores debe haber “una funcionaria profesional por cada 30 niños y un técnico por cada 32”.

Otro consejo que entrega Rojas, es fijarse en el comportamiento de los niños que asisten al jardín: si son autónomos, alegres y curiosos es porque están siendo felices. Pero si son tímidos, retraídos, ausentes, es porque son niños o niñas que no están siendo tratados como lo que son: niños.

A este respecto es importante para los padres fijarse en “cómo llegan los niños (al jardín infantil) y cómo regresan a la casa. Este es un tremendo signo en el que uno puede identificar si el jardín o la sala cuna está funcionado” de buena manera.

fuente. Presidencia.cl

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.