Temor al fracaso y pesimismo frente al futuro invade a jóvenes en la Región Metropolitana

IMG_3215 webepUn estudio de la Universidad Bernardo O’Higgins, denominado “Tendencia al suicidio 2010” y realizado a jóvenes en la Región Metropolitana, arroja una serie de datos preocupantes e inquietantes. La muestra está conformada por hombres y mujeres adolescentes de 18 a 28 años de edad.

A un gran porcentaje de los jóvenes entrevistados (82%),  le embarga la sensación  de sentirse fracasados y con deseos de “abandonarlo todo”. Otro marginalmente menor (80%) , admite haberse sentido “inútiles” y “pesimistas” frente al futuro. Y más datos alarmantes, 76%  de ellos ha pensado alguna vez en suicidarse,  un  75% “a veces nota que podría perder el control sobre sí mismo”, un 77% tiene dificultades para conciliar el sueño y un  73% tiene poco interés en relacionarse con gente.

Estas cifras, están lejos de ser únicas en nuestro continente. En México, alrededor de tres millones de jóvenes han pensado en quitarse la vida y 441.634 planearon su suicidio, en el periodo entre 2008-al 2009. Las principales causas que se atribuyen a la idea del autoeliminación son: existencia de presiones económicas y familiares; bajo rendimiento escolar; muerte de un ser querido; haber sido víctima de violencia sexual o violación.

Argentina, es el país que tiene la mayor tasa de suicidios adolescentes de Latinoamérica. Un 11% ha pensado o intentó quitarse la vida. El grupo de mayor riesgo, según los expertos, es la población entre 15 y 25 años. La doctora en psicología María Martina Casullo, señala sin titubear que “El suicidio es una urgencia social nacional”.

Según Suicide.org , en Estados Unidos un adolescente se suicida cada 100 minutos. Los expertos, que no tienen una explicación concreta al fenómeno, señalan sin embargo que los adolescentes tienen más presión en casa y en la escuela, preocupaciones financieras familiares y un aumento en el abuso de drogas y alcohol. Se observa un aumento de la ansiedad y la depresión en niños de todas las edades, incluso en menores de 3 años. Un estudio publicado en enero de este año concluyó que hoy cinco veces más alumnos de secundaria y universidad padecen de enfermedades mentales que cuando la Gran Depresión de los años 30.

En Chile, por lo menos en la urbe metropolitana, las causales no parecen ser tan diferentes a las existentes en las grandes ciudades. La directora  de la Escuela de Psicología de la Universidad Bernardo O’Higgins, Claudia Morales, destaca que “siempre hay un estress que precipita la situación” y que el joven tiene a veces a su alrededor “una sobreexpextativas respecto de él”.  (Publimetro 7 sept 2010). Tratar el tema de la desesperanza ante la vida,  hasta el punto de querer morir  llevando a cabo su propia muerte, o realizando un gesto para pedir ayuda; puede enfocarse desde  diferentes angulos.  La psicóloga Ema Carreño, de la Clinica Infanto Juvenil del Hopital Sotero del Rio, señala: “Desde mi experiencia con jóvenes hospitalizados por actos para suicidas sólo puedo mencionar que existe en muchos una desesperanza aprendida, es decir planea en muchas familias un aire de fatalidad frente a la vida. Los jóvenes tienen muchas veces el difícil mandato de sostener moralmente una familia sobrepasada por las demandas económicas. El mandato implícito también de ser más que las generaciones anteriores, tener éxito! Y éxito significa no tener deudas o poder pagarlas con soltura. No es fácil ser joven hoy. Las expectativas de los padres son altas, las expectativas de los jóvenes a veces no existen. No está permitido el error, este se  paga muy caro y en muchas cuotas!

Las exigencias a las que está confrontado un joven hoy no permite en algunos casos de más vulnerabilidad,  un desarrollo emocional sano. El estrés en lo académico y su relación con la depresión tanto en el niño como en adolescente, es un tema social  del  cual  aún no nos hacemos cargo.  ¿Qué pasa en nuestra sociedad que los jóvenes   se sienten rechazados y fracasados  del sistema?”, se pregunta.

Patricio Salinas A

1 comentario
  1. angelica toledo dice

    Es real y triste y el discurso de la elite o es inexistente, o es plañidero apelando a una buena voluntad que no existe y que ya creer en él casi demuestra estulticia, Los grupos que tanto la Concertación como la Alianza han creado para dar ideas para derrotar la pobreza no se atreverán jamás a proponer algo tan simple como dar becas a todos los jóvenes, excepto a los de los tres quintiles más ricos a tener acceso gratuito a una educación gratis según aptitudes, vg. Ues., Centros Técnicos o Institutos de Capcitación sin endeudarse para que a los menos inicien su vida adulta con independencia en uno de los países más segregados e inequitativos del mundo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.