Deshielo en la Antártida aumentó 10 veces en los últimos 600 años

Así lo reveló un estudio divulgado hoy en Australia. Los investigadores resaltan que la mayor tasa de descongelamiento se dio en el último medio siglo durante el que creció la temperatura en 1,6 grados. El ser humano sería el principal responsable.

Por INFOnews

El deshielo en la Antártida aumentó diez veces en los últimos 600 años. Esa es una de las conclusiones de un estudio realizado por investigadores australianos que fue publicado hoy en la revista Nature Geoscience y que pretende entender las causas de los cambios ambientales en el polo sur.

“Descubrimos que las condiciones más frías en la Península Antártica y la menor cantidad de deshielo durante el verano ocurrió hace 600 años”, señaló el jefe del estudio, Nerilie Abram, experto de la Universidad Nacional Australiana (ANU) y el Sondeo Antártico Británico (BAS).

Hace unos 600 años, las temperaturas eran de unos 1,6 grados menos que las registradas en el siglo XX y la cantidad anual de hielo que se derritió y se volvió a congelar fue de 0,5 por ciento.

Para efectos del estudio, el equipo de científicos perforó un núcleo de hielo de 364 metros de largo en la isla James Ross, cerca del extremo norte de la Península Antártica, con el fin de medir las temperaturas pasadas del área y analizar el deshielo en la región.

Las capas visibles de hielo en esa zona perforada revelaron los períodos en los que nevó en el verano sobre las coronas de hielo y se volvieron a congelar. Al medir esas capas, los científicos pudieron examinar la historia de la congelación en la Antártida a través de comparaciones entre los cambios de temperatura en el núcleo de hielo

La Península Antártica calentó más rápidamente que cualquier otro lugar en el Hemisferio Sur en el último medio siglo y según los científicos, este fenómeno es causado por el ser humano.

“Las temperaturas en el lugar aumentaron gradualmente en diversas fases durante muchos cientos de años, pero la mayor parte de la intensificación del deshielo ocurrió desde mediados del siglo XX”, agregó el científico y explicó que el polo sur “se calentó hasta un nivel en el que un pequeño aumento en la temperatura puede desencadenar un gran aumento en la descongelación de hielo durante el verano austral, lo que supone un gran impacto en la estabilidad del hielo y el aumento del nivel del mar”.

En otras partes del continente blanco, como la Capa de Hielo de la Antártida Occidental el panorama es más complejo porque se desconoce si el deshielo y la pérdida de los glaciares en excepcional o es causado por el cambio climático.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.