Hawking entra en el eterno Rincón de los Científicos de la abadía de Westminster

Stephen Hawking descansa ya en el Rincón de los Científicos, en la londinense abadía, entre dos grandes y revolucionarios pensadores británicos, Isaac Newton y Charles Darwin.

“Aquí descansa lo que era mortal de Stephen Hawking, 1942-2018”, reza la inscripción de la lápida en referencia a las cenizas del cosmólogo.

En el centro de la losa, sobre el nombre de la eminencia de la Universidad de Cambridge, se han grabado un agujero negro y la crucial ecuación que trazó para medir la temperatura de la radicación de los mismos.

Es la fórmula que el físico deseaba tener en su morada final, según se ha sabido desde su muerte el 14 de marzo pasado, a los 76 años de edad.

La abadía de Westminster ha difundido imágenes de la tumba a través de su cuenta oficial de Twitter.

La piedra se ha colocado en el suelo en la sección de los científicos del histórico Rincón de los Poetas del ahora templo anglicano.

La tradición forense del lugar comenzó en 1555 cuando los restos de Geoffrey Chaucer, autor de ´Los cuentos de Canterbury´ y reconocido padre de la literatura inglesa, se trasladaron al crucero sur de la iglesia desde su ubicación original en el mismo recinto.

Desde entonces los más ilustres de la literatura, las artes y la ciencia, británicos o conectados con el Reino Unido, reciben sepultura o son recordados con una lápida en este rincón del principal templo protestante de la isla.

Newton fue el primer científico en ser enterrado en Westminster, en 1727. El genio de la gravedad fue honrado con un monumento en mármol blanco y gris cuatro años después.

Hawking ha sido homenajeado este 15 de junio en Westminster al tiempo que sus palabras se enviaron al agujero negro más cercano a la Tierra desde la antena de la ESA en Cebreros, en la ciudad española de Ávila. (Sputnik)

lg/lc

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.