Policía israelí usó software Pegasus para espiar a sus ciudadanos, según medio local

Pegasus permite a sus operadores acceder de forma remota a teléfonos celulares infectados con el software.

La policía de Israel utilizó el software espía Pegasus de la empresa local NSO para piratear los teléfonos celulares de los civiles, incluidos los manifestantes y alcaldes opositores al exprimer ministro Benjamin Netanyahu, aseguró el diario digital Calcalist.

El medio de comunicación afirmó que el exfuncionario del Servicio de Seguridad General de Israel (Shin Bet) y exjefe de policía de Israel, Yohanan Danino, fue el primero en hacer un uso masivo del sistema que la policía compró por primera vez en 2013, y desde entonces se utilizó contra una lista de objetivos que incluye líderes civiles, políticos y otros.

El informe de hoy fue el primer indicio de que el software espía se estaba usando contra ciudadanos israelíes, con investigaciones supervisadas solo por la policía, y el uso de Pegasus se hizo sin orden judicial, ratificó el medio local Haaretz.

Pegasus permite a sus operadores acceder de forma remota a teléfonos celulares infectados con el software.

Vendido a las agencias de inteligencia en todo el mundo, el spyware explota las vulnerabilidades de seguridad en los sistemas operativos Android e iOS para obtener acceso al contenido del dispositivo, desde mensajes hasta fotos.

El programa también permite activar de forma remota la cámara y el micrófono del teléfono, sin el conocimiento de la víctima.

El artículo periodístico proporcionó un historial detallado del uso del spyware por parte de la policía con fines de investigación.

El sucesor de Danino, Roni Alsheich, quien fue reclutado para dirigir la policía después de desempeñar un alto cargo en el servicio de seguridad Shin Bet en 2015, amplió el uso del software de manera espectacular.

El diario Haaretz aseguró que recibió una copia de la factura entre NSO y la policía israelí que muestra evidencia de la compra del programa por parte de las fuerzas de seguridad.

La factura se envió en diciembre de 2013 al departamento de presupuesto del Departamento de Investigaciones e Inteligencia de la Policía de Israel.

Según una fuente cercana al asunto, la policía compró la forma más básica del software y se le agregaron actualizaciones adicionales cada año para el desarrollo y operación del software.

La descripción del producto en la factura era vaga y no mencionaba específicamente el nombre del spyware, pero el documento fue firmado por Shirley Shochat de NSO Technologies Ltd. y Hadas Biton del Departamento de Investigaciones e Inteligencia de la Policía de Israel.

Israel colaboró durante mucho tiempo a promover la venta de Pegasus de NSO y otros servicios cibernéticos ofensivos como parte de lo que se denominó la “diplomacia cibernética” de Israel.

Entre los clientes anteriores más famosos de NSO se encuentran los Emiratos Árabes Unidos y, según se informa, Arabia Saudita, así como India, Hungría, México y, más recientemente, Polonia, todos países a los que Netanyahu cortejó diplomáticamente.

La investigación del Proyecto Pegasus, dirigida por la ONG Forbidden Stories, con sede en París reveló que el software espía se estaba utilizando contra periodistas y activistas de derechos humanos en todo el mundo.

Front Line Defenders, un grupo de derechos humanos, reveló hace unos meses que Pegasus se utilizó para espiar a los palestinos que trabajaban con grupos de derechos que Israel proscribió.

Entre los objetivos que espió la policía, según el informe, también se encontraban empleados del gobierno que no estaban acusados ​​de delitos penales pero que tenían acceso a información que podría resultar clave en una investigación más amplia.

El informe destaca cuántos de estos casos pueden incluir objetivos legítimos en teoría, pero se llevaron a cabo sin supervisión y sin justificación legal.

La policía israelí utiliza otras empresas cibernéticas israelíes, por ejemplo, Cellebrite, que permite a las fuerzas policiales acceder a cualquier teléfono en su posición física. Sin embargo, en esos casos, por lo general obtiene una orden judicial antes de irrumpir en los teléfonos. Con los casos de Pegasus, esto no se hizo.

En tanto, la policía negó el informe y dijo que las afirmaciones son “falsas”.

El ministro de Seguridad Pública, Omer Barlev, aseguró también en Twitter que “no hay prácticas de escuchas telefónicas o intrusión en dispositivos por parte de la Policía de Israel sin la aprobación de un juez”. (Télam)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.