Juan Guaidó se proclama presidente de Venezuela, Maduro acusa a EEUU de intento de golpe

El líder opositor Juan Guaidó se proclamó el miércoles como presidente encargado de Venezuela frente a miles de sus partidarios en Caracas, mientras que el mandatario Nicolás Maduro dijo poco después en una marcha multitudinaria a su favor que el Gobierno de EEUU estaba orquestando un golpe de Estado para quitarlo del poder.

Maduro también rompió relaciones diplomáticas con EEUU y dio 72 horas a sus funcionarios para abandonar el país, en una jornada en la que continuaron los disturbios y enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes opositores en todo el país.

“EEUU dirige una operación para imponer Gobierno títere en Venezuela a través de un golpe de Estado”, dijo Maduro en un balcón del Palacio de Miraflores (sede del Gobierno).

La tensión política en el país caribeño aumentó desde el 10 de este mes, cuando Maduro asumió su segundo Gobierno por un período de seis años, pero varios países de la región desconocieron su mandando pues tildaron las elecciones de mayo de 2018 como ilegítimas.

Los ánimos se caldearon el lunes cuando un grupo de militares se alzó contra el Gobierno en Caracas; las autoridades ordenaron el arresto de los soldados y luego dijeron que estaban vinculados al partido Voluntad Popular, al que pertenece Guaidó.

Desde el martes por la noche se han registrado 13 muertos y decenas de detenidos; el miércoles a última hora continuaban los enfrentamientos y según testigos se escucharon disparos en algunas zonas de la capital venezolana, donde se temía una repetición de los violentos disturbios de 2017.

DISTURBIOS Y OPOSICIÓN EN LA CALLE

No obstante, los opositores indicaron a esta agencia que se mantendrían en las calles.

“Maduro debe entender que ya no es presidente de Venezuela, creyó que su fraude electoral del 20 de mayo iba a ser reconocido por el mundo y que los venezolanos lo íbamos a aceptar, pues no, y nos mantendremos en la calle hasta que él y sus corruptos se vayan, no tenemos miedo”, señaló Mirtha Pacheco a Sputnik, en la plaza Altamira (este) de Caracas.

En Chacaíto (sureste de Caracas), donde se concentraron opositores y oficialistas, un comercio resultó afectado, pero su dueña señaló a esta agencia que no le importaba perder su negocio si era necesario para recuperar la libertad de Venezuela.

“A las 4 de la tarde me llamó mi empleada porque le avisaron que me habían partido un vidrio, sé que es carísimo, pero te digo algo, si esto es el costo de la libertad no me interesa, pueden partirlo todo y se lo pueden llevar todo, porque todo lo voy a reconstruir, cuando se reconstruya Venezuela”, dijo Carly Bogado a medios locales.

De igual forma, un módulo policial de esa zona fue encendido por manifestantes.

Una vez concluida la movilización, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, se mantuvieron trancando las principales vías de Caracas, pero fueron replegados por los cuerpos de seguridad del Estado con gases lacrimógenos.

Estos grupos arrojaron piedras y bombas molotov a los cuerpos de seguridad para intentar contener su avance.

Sin embargo, acabaron concentrados en la zona de Altamira al este de Caracas, donde pasadas las 20:00 hora local (00.00 GMT), se mantenía la avenida Francisco Fajardo cerrada.

PROTESTAS EN OTROS ESTADOS

A última hora de este miércoles los disturbios y saqueos se reportaron no solo en Caracas, sino también en otras ciudades del país.

Por la tarde, en el estado de Monagas (noreste), unas 1.000 personas, oficialistas y opositores, se refugiaron en la catedral de la ciudad de Maturín para huir de los enfrentamientos entre manifestantes y policías, reportaron medios locales y ciudadanos en las redes sociales.

En esa localidad, los manifestantes opositores quemaron una camioneta e incendiaron un local del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela tras la respuesta de la policía.

En tanto, en el estado de Carabobo, en el centro sur del país, una columna de vehículos de la policía se unió a una manifestación que expresaba su apoyo a Guaidó en la ciudad de Valencia.

Mientras tenían lugar las marchas y luego los disturbios, los Gobiernos de la región comenzaron a expresar su posición oficial.

REACCIÓN INTERNACIONAL

Además de EEUU, 19 países de América Latina reconocieron a Guaidó como presidente encargado, mientras que la Unión Europea llamó a iniciar un proceso político con elecciones libres pese a manifestar su apoyo al legislador.

México y Uruguay dijeron que el Gobierno está aún en manos de Maduro pero instaron a hallar una salida pacífica a la crisis, mientras que los líderes de Cuba y Bolivia expresaron su respaldo al presidente bolivariano. (Sputnik)

zzz/pa-mg/fv

1 comentario
  1. Christian Slater E. dice

    Para entender lo que está ocurriendo en Venezuela se hace necesario poner los ojos en el vicepresidente de Estados Unidos, quien ha visitado en tres oportunidades Latinoamérica. En una clara política de Estado de ese país, la mano derecha de Trump, inadvertidamente y sin engancharse con las polémicas situaciones que afectan a su jefe, ha buscado el apoyo de Brasil, Ecuador, Chile, Perú, Colombia, Argentina, Panamá y Guatemala. Países todos, que hoy se alinean –no por casualidad– con Estados Unidos respaldando al joven y reciente auto proclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó Márquez, dejando en una débil situación de poder a Nicolas Maduro, las Fuerzas Armadas y el Poder Judicial de ese fallido y tirano gobierno de izquierda.

    Les recuerdo que las verdaderas intenciones de esos viajes tenían, como principal objetivo, lograr el aislamiento de Venezuela, tanto en lo político como en lo diplomático. Todo ello, sin desechar la amenaza de una intervención armada.

    Los hechos, han demostrado que la política exterior de Trump, con respecto a Venezuela, fue la adecuada. Sin disparar un tiro, este “presidente en la sombra”, como suelen llamar a Mike Pence, logró un amplio respaldo para aislar a Maduro. Hoy prácticamente lo tiene acorralado y pareciera que la única carta que le queda por jugar al ilegitimo presidente de Venezuela, es aceptar, lo que los países del mundo le exigen: nuevas elecciones y el reconocimiento de la Asamblea Nacional como el único poder verdadero y legítimo de ese país.

    Lo anterior, es para salvar Venezuela y evitar la muerte de miles de inocentes. Para Maduro y su entorno, la esperanza de salvación pasa por aceptar el ofrecimiento de Estados Unidos, quien está dispuesto a concederle garantías, siempre y cuando, facilite una transición pacífica, tal como lo manifestó el director para el hemisferio occidental del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Mauricio Claver – Carone.

    El que crea o se confunda con la participación de otros actores como Rusia, China Irán o, peor aún, sigan soñando con un Golpe de Estado, me atrevería a decirles que el manejo y control de este tema lo tiene Estados Unidos, exitoso liderazgo que está en manos de Mike Pence, donde ninguna de esas hipótesis está considerada.

    Guaidó sigue siendo “el hombre”, pero no por ser de izquierda, tampoco por ser hijo de un ex militar y menos por ser miembro de la Internacional Socialista, sino por ser un joven político legal capaz de desafiar a Maduro desde su puesto como Presidente de la Asamblea Nacional, organismo que tiene el reconocimiento de la mayoría de los países del mundo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.