Amnistía Internacional: responsables de la destrucción de la Amazonía deben ser procesados

La ONG, además, impulsa a Brasil a proteger los territorios indígenas.

Amnistía Internacional  ha declarado hoy que las autoridades brasileñas deben investigar y procesar a los responsables de las quemas ilegales en la Amazonía para evitar que continúe la destrucción de la selva. Se ha lanzado una campaña online para presionar al presidente Jair Bolsonaro y a su gobierno a que incrementen la protección de los territorios indígenas y las reservas ambientales.

Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional, anunció que, “los devastadores incendios de la Amazonía son el síntoma de una crisis mayor de actividades ilegales de deforestación y confiscación de tierras. Sobre el papel, Brasil tiene leyes sólidas para proteger los territorios indígenas y las reservas ambientales. Sin embargo, el presidente Bolsonaro ha socavado activamente estas protecciones, y la consecuencia de ello es la devastación que vemos hoy”.

El integrante de Amnistía Internacional sostuvo que “si bien el presidente ya ha firmado un decreto que prohíbe temporalmente la quema para preparar las tierras con fines agrícolas, esto no elimina la posibilidad de que haya más incendios, ya que ha tomado muy pocas medidas para desalentar o impedir las actividades ilegales de deforestación y confiscación de tierras que los provocan”.

“Las autoridades brasileñas deben investigar y procesar de inmediato a los responsables de estos incendios catastróficos, ya que de lo contrario asistiremos a su agravamiento durante el mandato del presidente Bolsonaro”, continúo.

Dudas sobre la capacidad brasileña para combatir a los incendios

El 29 de agosto, Bolsonaro firmó un decreto que prohibía las quemas con fines agrícolas durante 60 días como parte de la respuesta del gobierno a la crisis. Sin embargo, un empleado del organismo brasileño del medioambiente que habló con Amnistía Internacional pidiendo que se respetara su anonimato afirmó que temía que el decreto tuviera un efecto limitado, pues la mayoría de las quemas recientes ya estaban prohibidas por la legislación.

Según representantes de organizaciones no gubernamentales y funcionarios locales, las personas que inician los incendios suelen ser particulares a los que políticos y agricultores locales animan a que ocupen terrenos situados en territorios indígenas y reservas ambientales.

La conversión de la selva en zona de pastos en la Amazonía suele seguir la misma pauta: se identifican y confiscan ilegalmente terrenos de selva, se talan y eliminan los árboles y se prenden fuegos (a menudo reiteradamente en la misma zona), para luego plantar hierba y, por último, introducir ganado.

Amnistía presenció un incendio incontenible en el territorio manoki, en el estado de Mato Grosso, el 23 de agosto. La zona de la selva que se quemaba había sido vallada. Dirigentes manoki dijeron a Amnistía Internacional que creían que con el fuego se pretendía conseguir pastos para el ganado.

Petición para la protección de territorios indígenas 

Kumi Naidoo manifestó que “enviar al ejército y prohibir brevemente las quemas son sólo soluciones provisionales para un problema mucho mayor. Más allá de combatir los incendios, Brasil necesita aplicar sus propias leyes, incrementar la vigilancia y aumentar las patrullas que vigilan las confiscaciones ilegales de tierras en zonas protegidas y territorios indígenas, e investigar los abusos contra los derechos humanos y exigir cuentas a sus responsables”.

Desde abril de 2019, Amnistía Internacional ha visitado cuatro territorios indígenas de la Amazonía de Brasil: los territorios karipuna y uru-eu-wau-wau en el estado de Rondônia, el territorio arara en el estado de Pará, y el territorio manoki en el estado de Mato Grosso.

Expertos e indígenas entrevistados por Amnistía expresaron su intensa frustración porque no se cumplieran las leyes de Brasil para la protección de territorios indígenas y zonas de protección ambiental. También dijeron a Amnistía Internacional que las operaciones de vigilancia del gobierno para controlar y evitar las actividades ilegales de confiscación de tierras y deforestación se han reducido en los últimos meses debido a limitaciones presupuestarias.

En los cuatro territorios indígenas que visitó la organización, el ritmo de deforestación es casi un 80% superior al del mismo periodo de 2018. En algunos lugares, dirigentes comunitarios indígenas afirmaron también que recibían amenazas de muerte por defender sus territorios tradicionales.

Un empleado del organismo brasileño de medioambiente que habló con Amnistía Internacional pidiendo que se respetara su anonimato afirmó: “Si tuviéramos personal para llevar a cabo inspecciones, la situación no habría llegado a este nivel”.

Un indígena manoki que también pidió no ser identificado, afirmó que “el Instituto Brasileño de Recursos Renovables y del Medioambiente (IBAMA) ha dejado de venir. No sé por qué. Hemos hecho informes, señalado las coordenadas donde se están produciendo actividades de extracción maderera ilegal y le hemos enviado este material al IBAMA. Pero ya no vienen”.

El futuro de la Amazonía depende de Brasil

La Fundación Nacional del Indio (FUNAI) de Brasil y el principal organismo ambiental del país, el IBAMA, han sufrido importantes recortes presupuestarios este año. Según cifras oficiales, desde enero hasta hasta el 28 de agosto de este año la FUNAI ha gastado un 10% menos en la protección de los territorios indígenas que en el mismo periodo de 2018. Los medios de comunicación internacionales han informado de que el presupuesto general del IBAMA se redujo en un 25%.

“Se trata de una crisis de derechos humanos y una crisis ambiental también”, declaró Kumi Naidoo. y agregó que “a largo plazo, el único camino es potenciar a las autoridades civiles responsables de combatir las actividades ilegales de confiscación de tierras y deforestación”.

“Por el bien de la selva amazónica, de los pueblos que en ella habitan y del resto del mundo que depende de ella para su estabilidad climática, Brasil debe hacer más para combatir las actividades ilegales de deforestación y confiscación de tierras”, finalizó.

AmazonasAmazoníaAmnistía Internacionalbolsonarobrasilincendiosterritorio indígena
Comentarios (0)
Agregar comentario