Fútbol, buceo y helicóptero marcan "vacaciones" de Sebastián Piñera a dos semanas de ser electo presidente

Más que a Nicolás Sarkozy, que imprime políticas de fondo y cambios estructurales en su forma de administrar el país, el recientemente electo mandatario sorprende con actuaciones que hacen recordar al argentino Carlos Menem. Ayer practicó buceo y jugó fútbol en su casa del Lago Ranco. El sábado piloteó su helicóptero para llevar a un amigo a su casa.

Tanto el largo tramo que nadó en el Lago Ranco como la práctica de buceo con funcionarios del Gope de Carabineros, así como su partido de fútbol con amigos y vecinos, fueron seguidos de cerca por el lente del fotógrafo que capta las mejores imágenes del hombre que entrará a La Moneda en marzo próximo.
Si bien se tratan de sus vacaciones, aquellas que dijo que no tomaría porque no se podía descansar un minuto si es que en Chile había una persona cesante, Sebastián Piñera está mostrando que no piensa dejar atrás su forma de vida: pilotear helicópteros o practicar deportes extremos.
Llama la atención, incluso, que haya dado una noticia presidencial, respecto a que adelantará los nombres de sus ministros, vestido de “hombre rana” y recién salido del agua.
Este estilo, muy particular, fue propio del ex presidente argentino, Carlos Saúl Menem, en la década de los 90.
Sarkozy, por su parte, hasta que saltó a la luz pública su romance con la cantante Carla Bruni, mantuvo un perfil bajo y su impronta gubernativa fue la inclusión de socialistas en su equipo de colaboradores y los cambios estructurales, cosa que a Sebastián Piñera no le ha resultado, de acuerdo a los trascendidos de que sus ofrecimientos han sido rechazados en la Concertación. Sabe, además, que para lo segundo requiere del apoyo de los diputados hoy oficialistas y que éstos, rechazada la mentada “democracia de los acuerdos”, le serán muy difíciles de conseguir. De ahí que, algunos de sus seguidores, están pidiendo “paciencia” en los primeros seis meses.
Piñera, por otro lado, deberá ingresar a La Moneda a suceder a una mandataria que hoy, según la encuesta Adimark, supera largamente el 80 por ciento de aprobación, obligándolo a redoblar los esfuerzos por aparecer cercano a la gente. Con el fútbol lo consigue, no así con un traje de hombre rana o a bordo de un helicóptero.
La jornada del sábado, su primer día de vacaciones y que durarán hasta el lunes 8, con una breve interrupción para viajar a Santiago a un encuentro con la presidenta Michelle Bachelet, se inició a las 6 de la mañana. Según Emol, que al igual que La Tercera han destacado sin pudor la capacidad de trabajo del mandatario electo, a esa hora “se instaló en su refugio del lago Ranco a revisar entre sus carpetas repletas de nombres de aspirantes a llenar los cerca de dos mil cargos que debe designar en su gobierno”. “Piñera señaló que trabajará en dos tandas de cuatro horas: de 6 a 10 de la mañana y luego ‘muy tarde en la noche’”, dice la versión online de El Mercurio.
Cerca de las 10:30 del sábado, abordó su helicóptero y lo piloteó hasta el sector de Ilihue, para dejar ahí a su amigo José Cox. Luego trató de bucear y no pudo hacerlo, por las condiciones del Lago, pero sí al día siguiente.

Comentarios (0)
Agregar comentario