Conmebol posterga la final de la Copa Libertadores entre River y Boca

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) anunció que suspende hasta nuevo aviso la final de la Copa Libertadores prevista para este domingo entre los principales rivales del fútbol argentino, Boca Juniors y River Plate.

“Vamos a posponer” el encuentro, adelantó el presidente del organismo, Alejandro Domínguez, en declaraciones a Fox Sports.

El consejo de la Conmebol consideró que es necesario “dar las condiciones para que ambos clubes tengan el tiempo de recuperarse” tras las agresiones que sufrieron en la víspera los jugadores de Boca cuando su autobús ingresaba al estadio de River, el Monumental.

“Creemos en emitir una señal de que la organización está para generar un buen espectáculo deportivo que genere confianza”, añadió el titular de la Conmebol.

En consecuencia, los presidentes de ambos clubes van a “ser convocados a la oficina de la Conmebol en Asunción (Paraguay) y vamos a encontrar la fecha y la hora adecuada, y se va a jugar”, sostuvo Domínguez.

Boca Juniors pidió horas antes suspender el partido dado que no estaban garantizadas las condiciones de igualdad para disputar el encuentro, según habían acordado los presidentes de la entidad sudamericana, de Boca y de River en el acta que firmaron el sábado tras suspenderse por primera vez el cotejo.

CONTEXTO

El partido se postergó el pasado sábado pese a las presiones de la Conmebol y la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) después de que el plantel de Boca fuera atacado con botellas y piedras a 700 metros del estadio de River.

El equipo médico de la Conmebol revisó a varios jugadores del equipo visitante y constató en algunos “lesiones de piel superficiales en miembro superior, miembro inferior, facial y tronco”.

Otros dos futbolistas “refirieron lesiones en la córnea, lo cual no se pudo confirmar por nuestro cuerpo médico”, añadieron los médicos en alusión al capitán de Boca, Pablo Pérez, y a Gonzalo Lamardo.

Pese a constatar heridas en los futbolistas, el equipo médico de la Conmebol sostuvo que no había motivos para suspender el partido y el organismo pospuso hasta en dos ocasiones el horario del encuentro.

Es la primera vez que Boca y River se encuentran en la final de la Copa Libertadores de América, el torneo internacional más importante de la región.

Desde el fallecimiento de un simpatizante del equipo de Lanús en 2013, los partidos en Argentina, por seguridad, se juegan sin hinchada visitante en las tribunas. (Sputnik)

zzz/adp/sb

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.