China lanza primera misión a Marte

BEIJING, 23 jul (Xinhua) -- Un cohete Gran Marcha-5 fue lanzado hoy jueves desde el Centro de Lanzamiento de Wenchang, en la provincia insular de Hainan, en el sur de China, llevando a bordo la sonda Tianwen-1, que tiene como destino final a Marte.

Es la primera vez que el cohete Gran Marcha-5, el mayor vehículo de lanzamiento de China, se pone en uso práctico después de una serie de lanzamientos de prueba.

También es la primera vez que el Gran Marcha-5 excede la segunda velocidad cósmica, la mayor velocidad para los cohetes portadores de China hasta la fecha, explicó Li Dong, diseñador jefe del cohete y miembro de la Academia de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento de China.

El cohete no se separó de Tianwen-1 hasta que aceleró a más de 11,2 kilómetros por segundo, la segunda velocidad cósmica o velocidad de escape.

A esta velocidad, Tianwen-1 entró en la órbita de transferencia Tierra-Marte, superando el tirón gravitacional de la Tierra y emprendiendo su viaje interplanetario, detalló Li.

El cohete, con nombre de código Gran Marcha-5 Y4, tiene una longitud de casi 57 metros, equivalente a la altura de un edificio de 20 pisos, y un diámetro de cinco metros. Lo impulsan cuatro propulsores de 3,35 metros de diámetro.

El cohete usa combustibles ecológicos, entre ellos oxígeno licuado, hidrógeno licuado y queroseno. Tiene una masa de despegue de 869 toneladas y puede transportar una carga útil de 14 toneladas a una órbita de transferencia geoestacionaria.

Debido a que las posiciones relativas de la Tierra y Marte cambian constantemente, la misión espacial desde la Tierra es como disparar a un objetivo en movimiento.

Los investigadores han diseñado un número récord de trayectorias dirigidas a múltiples ventanas de tiempo estrechas para garantizar la entrada precisa de la sonda en la órbita preestablecida, explicó Wang Jue, director general del equipo de investigación de cohetes de la academia.

La misión a Marte tiene una ventana de lanzamiento de 30 minutos cada día durante 14 días consecutivos desde finales de julio hasta comienzos de agosto. El equipo subdividió los 30 minutos en tres ventanas de lanzamiento de 10 minutos con diferentes parámetros de trayectoria, reveló Wang.

Los expertos diseñaron un total de 42 trayectorias de lanzamiento, más que cualquier otra misión espacial del país, y el cohete puede cambiar entre ellas automáticamente, agregó.

Tianwen-1, compuesta por un orbitador, un módulo de aterrizaje y un vehículo explorador, pesa alrededor de cinco toneladas, una tonelada más que la sonda lunar Chang’e-4. Es la sonda espacial más pesada que China ha lanzado hasta ahora.

“Con la robusta capacidad de carga del Gran Marcha-5, China impulsará su exploración del espacio profundo desde la Luna hasta los planetas”, manifestó Li Minghua, director del equipo de Gran Marcha-5 de la academia.

Anteriormente, el Gran Marcha-5 transportó el satélite Shijian-20. El Gran Marcha-5B, una versión modificada, llevó al espacio la nave espacial tripulada de nueva generación de China en una misión de prueba.

Sobre la base de la experiencia de estos lanzamientos, los ingenieros chinos han mejorado la tecnología y la confiabilidad del Gran Marcha-5 Y4, cubriendo múltiples sistemas como el de control, el de medición y el de soporte en tierra, además de la estructura del cuerpo del cohete.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.