Espacio Público: Cifras muestran una clara tendencia a la baja de positividad y contagios en la RM

El centro de estudios considera que es el momento, sin relajar las medidas, de preparar el proceso de desconfinamiento.

El Reporte COVID-19 de Espacio Público, elaborado por Camila Arroyo, Tomás Cortés, Eduardo Engel, Diego Pardow y Pablo Simonetti, dice que existe una clara tendencia de que se pasó de una “leve mejoría” a una baja de los nuevos contagios y la positividad en la RM, lo que plantea el desafío de mantener las medidas que han permitido esta situación y “preparar con diligencia y de manera participativa el proceso de desconfinamiento que, probablemente, se inicie en las semanas que vienen”.

“Los contagios y la positividad vienen cayendo por tres semanas consecutivas en la RM. De un promedio de 4.592 contagios diarios en la semana del 9 al 15 de junio, pasamos a 1.851 la última semana, esto es una caída de 59.7 % en tres semanas. Si se mantiene esta tendencia, estaremos cerca de los 1000 contagios diarios promedio en dos semanas más. Al mismo tiempo, la positividad también viene cayendo, de un promedio semanal de 44.9 % del 9 al 15 de junio a un 26.5 % la última semana. En el caso de la positividad, sin embargo, el escenario más probable es que se requieran más de dos semanas para tener valores estables por debajo de un 10 %, cifra mencionada como objetivo por la autoridad” señala el centro de estudios.

Según Espacio Público ello no puede significar de que “las personas y las autoridades relajen sus esfuerzos” porque aún las cifras deben mejorar. “Para enfrentar esta nueva etapa, discrepamos de la visión de varios analistas políticos que apelan a la crisis excepcional que estamos viviendo para exigir que la ciudadanía y las organizaciones de la sociedad civil acepten sin cuestionamientos las decisiones de la autoridad en el manejo de la epidemia”, advierten.

“En escenarios con grandes incertidumbres como el actual, se requiere, más que nunca, deliberar acerca de las políticas que vaya definiendo la autoridad, para así evitar grandes errores y que las decisiones, muchas veces difíciles, cuenten con el apoyo general de la ciudadanía. Y esta deliberación requiere de buena información y análisis”.

Señalan que, por ello, el proceso de definición de las fases y criterios para el desconfinamiento “será igual de importante que los criterios propiamente tales. Con indicadores de salud objetivos, que sean producto de un trabajo participativo con expertos diversos, el gobierno podrá contener de manera eficaz las presiones de grupos de interés buscando apurar o retrasar el proceso. Al mismo tiempo es urgente avanzar en ciertos hitos que deben alcanzarse antes de iniciar el desconfinamiento (ver informe del 26 de junio). Uno de ellos, posiblemente el principal, es tener un sistema de trazabilidad eficaz en plenas funciones. Hoy en el diario La Segunda, varios especialistas cuestionan la capacidad de trazado del 80 % que dice tener el Minsal (ver enlace). Tampoco se ha informado cómo se planea trazar los contactos que tuvo una persona contagiada que utilizó el transporte público”.

“El gobierno tiene una segunda oportunidad para liderar un proceso de desconfinamiento, es importante que esta vez escuche a los expertos, analistas y sociedades médicas. Se deben definir indicadores de salud claros y comunicables, tanto para avanzar en el desconfinamiento como, si fuera necesario, para retroceder. Las experiencias de rebrotes en otros países en semanas recientes llaman a ser particularmente cautos. El fallido intento de transitar hacia una “nueva normalidad” no puede repetirse, por el grave problema sanitario y político que podría implicar”, culmina el informe antes de pasar a la cifras entregadas hoy.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.