Espacio Público señala que el gobierno asocia la cifra de muertes por Covid a un objetivo político

El centro de estudios señala, además, que el Ejecutivo debe concentrarse en recuperar la confianza de la ciudadanía.

“Cómo (no) reportar los fallecimientos por covid-19” se titula el último informe de Espacio Público, elaborado por Camila Arroyo, Tomás Cortés, Eduardo Engel, Diego Pardow y Pablo Simonetti, que fue dado a conocer esta noche.

“La forma en que se reportan los decesos por covid-19 en Chile es difícil de seguir. Podría ser mucho más simple e informativa si el gobierno dejara de asociar esta cifra con un objetivo político y se concentrara en recuperar la confianza de la ciudadanía en sus cifras y sus políticas para enfrentar la epidemia”, señala el reporte.

Según el cetro de estudios cada fin de semana, cuando el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud publica sus cifras semanales de fallecimientos por covid-19 “cunde la confusión en la opinión pública, debido a las diferencias entre estas cifras y aquellas reportadas en las comparecencias diarias por la autoridad!.

“Las cifras diarias son las informadas por el Registro Civil en las últimas 24 horas. Por motivos para los cuales no existe una explicación técnica satisfactoria, el Registro Civil solo considera decesos donde se hizo un test PCR y dio positivo. El DEIS, en cambio, cada fin de semana publica tres cifras: casos con PCR positivo, casos sin PCR (se les conoce como muertes por sospecha de covid-19) y la suma de ambos. Un primer problema es que los decesos con PCR que informa el Registro Civil y el DEIS presentan diferencias importantes, las cuales sí tienen una explicación técnica (distintas fechas de corte y rezagos), lo cual no quita que despierte cierta confusión. Pero la principal fuente de confusión y desconfianza en las cifras de decesos sigue siendo la insistencia del gobierno en separar los fallecimientos con y sin PCR. Desde un punto de vista de salud pública esta diferencia es artificial: en los dos casos, un doctor certificó que el cuadro clínico indicaba que la causa de fallecimiento fue Covid-19” explican.

Sugieren, entonces, informar solamente el total de decesos por Covid-19, usando la información del DEIS, que es la institución del Estado de Chile especializada en llevar estadísticas de causas de muerte.

“Con este criterio, hasta el jueves 25 de junio, los fallecidos eran 8935. Para todos los efectos de toma de decisiones de política sanitaria y de información nacional e internacional, esa es la cifra relevante. Además estamos seguros de que si se entregan recursos al DEIS para contratar personal adicional —se trata de pocas personas y recursos menores— esta entidad podría entregar cifras diarias al igual que lo que hace hoy el Registro Civil, con todos los nuevos decesos incorporado por el DEIS en las últimas 24 horas. De esta manera se tendría una sola cifra diaria, informativa y consistente en el tiempo”, señalan.

Espacio Público, luego de esa presentación, se pregunta que “si es perfectamente posible tener una sola cifra de fallecimientos, certificada por el organismo encargado de reportar las cifras de mortalidad al INE y a la OMS, por qué el gobierno ha elegido opciones tan complejas y difíciles de comunicar”.

“Una explicación posible sería mantener a la vista de la opinión pública una tasa de letalidad de casos (muertes hasta hoy dividida por casos hasta hoy) artificialmente baja”, señalan.

Hasta el 25 de mayo, los reportes de prensa incluían un cuadro comparativo diario de la tasa de letalidad de casos (TLC) para 23 países OCDE, y para 12 países de América Latina, en el que Chile tenía el menor porcentaje. Cuando las cifras de decesos comenzaron a subir dramáticamente y se sinceraron, la tabla desapareció de los reportes. Sin embargo, en la comparecencia de hoy de las autoridades de salud, reapareció la TLC en boca del ministro Paris, ya no para mostrarnos como campeones mundiales, pero sí como uno de los mejores de América Latina.

“La TLC no sirve para comparar las estrategias adoptadas por gobiernos diversos para contener el SARS-Cov-2; porque no captura uno de los principales objetivos que la autoridad debe tener al encarar una pandemia (siempre y cuando el objetivo no sea conseguir la inmunidad de rebaño): minimizar el número de personas que contrae el virus y muere. En otras palabras, no dice nada de la estrategia preventiva que debió preceder a la estrategia de reforzamiento hospitalario. Un país puede tener un TLC bajo tanto con una epidemia que se mantuvo controlada como con una que se salió de control. Un indicador mucho mejor, sin ser perfecto, es el número de fallecimientos por millón de habitantes, que sí permite evaluar en qué medida se logró contener la epidemia. De acuerdo a este último indicador, y usando todos los decesos por covid-19 reportados por el DEIS, Chile se encuentra entre los diez países que peor lo han hecho en todo el mundo, con cifras similares a las de Suecia y Francia y peores que las de Estados Unidos. Dentro de América Latina, Chile es el país con más fallecidos por Covid-19 por millón de habitantes”, asegura Espacio Público.

Las cifras diarias de contagios que reporta el gobierno, agregan, “tampoco constituyen un paradigma de buena comunicación y simplicidad. Contagios totales, sintomáticos, asintomáticos y no notificados son informados diariamente. El reporte diario además incluye los casos probables, a los que no se les realiza un PCR, ya sea para ahorrar tests, o porque al médico le parece tan evidente el contagio que no requiere un test. Los contagios probables son casos similares a los sintomáticos, es curioso que no se incluyan en el total de contagios diarios, tal vez sea porque hacerlo haría aun más evidente la inconsistencia en que insiste el gobierno al ignorar los fallecimientos probables en las cifras oficiales. La opción más simple e informativa sería incluir los casos probables en el total reportado y centrar la comunicación en esa cifra. De esta manera pasaríamos de nueve cifras para reportar contagios y fallecimientos a tan solo dos. Sería un avance sustantivo para comunicar mejor, generar confianza y facilitar que todos los esfuerzos se concentren en contener la epidemia”.

 

3 Comentarios
  1. Eduardo dice

    En el mundo de los ciegos el tuerto es rey… y ¿el turnio?. El reportaje omite un aspecto connatural a una pandemia, y es el hecho que un 70% de la población se contagiará en el período de un año o dos. Muchos infectados y pocos muertos podría ser un buen presagio para los chilenos. De hecho y aunque los pseudos expertos de Espacio Público omita maliciosamente, el objetivo primario que se planteo el gobierno -que no hubiera muertes por falta de atención- se cumple a cabalidad. Tal vez el hecho que avancemos más rápido en los contagios y en las muertes inevitables, conteniendo las muertes por falta de atención, podría ser el mayor de los logros al rededor del mundo, pero nobody knows. Creo que la actitud absolutista de Espacio Público los posiciona como simples opinólogos.

    1. Anónimo dice

      Eduardo, puede que tengas razón en que una baja tasa de letalidad es un buen antecedente, pero para calcular esa tasa es necesario contar con cifras confiables, para ello conincido plenamente con el fondo de la opinión de Espacio Público de que deberían publicar la cifra total de contagios y la cifra total de fallecidos, incluyendo en ellas los casos llamados “probables” ya que ha todas luces corresponden a casos covid, basta examinar las cifras recientemente entregadas por el registro civil acerca de la cifra de muertes totales en el período de pandemia, la que ha aumentado en una cantidad bastante mayor que la cifra de muertes informadas por covid.

  2. Juan Carlos dice

    Don Eduardo no va al fondo del tema que plantea Espacio Público, el cual se refiere a las diversas cifras de fallecidos por esta cruel pandemia que entrega el Gobierno, por cuanto una cifra es aquella que nos entrega a diario el Ministerio de Salud y otra es la que proporciona la DEIS, con lo cual la opinión pública no tiene claridad respecto de estos casos. Acerca del objetivo del Gobierno y su buen presagio sobre la pandemia en Chile, no comparto su opinión, por cuanto el propio Ministro Mañalich pidió la renuncia por haber reconocido su incompetencia acerca de los resultados que estaba obteniendo, respecto de la estrategia del tratamiento que estaba siguiendo sobre la pandemia. Si Ud. cree que Espacio Público es un simple opinólogo, le recuerdo que el propio Ministro Mañalich en una ocasión reconoció que Espacio Público utiliza una metodología válida sobre los fallecidos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.