Evo dice en la ONU que encierro de Bolivia fue la peor consecuencia de guerra con Chile

La peor consecuencia de la guerra entre Chile y Bolivia (1879-1884) fue el encierro del pueblo boliviano, que perdió así su acceso al océano Pacífico, dijo el miércoles el presidente Evo Morales en su discurso ante la 73 Asamblea General de la ONU.

“La peor consecuencia del conflicto centenario con Chile fue el encierro de Bolivia, prohibiendo a su pueblo y a su Estado el acceso al océano Pacífico”, dijo Morales.

Morales sostuvo que así como ningún ser vivo puede vivir sin agua, ningún pueblo puede vivir sin mar.

“El ser humano se complementa con el mar, no es posible pensar en la vida de los pueblos sin acceso al mar”, sostuvo.

Al reseñar los intentos que se buscaron durante más de un siglo para remediar la pérdida de territorio y de salida soberana al mar, Morales observó que “la mediterraneidad impuesta a Bolivia no pudo remediarse a través de tratados insuficientes y compromisos fallidos”.

El presidente boliviano sostuvo que su país espera que un inminente fallo de la Corte Internacional de Justicia le permita entablar un diálogo de buena fe y fructífero con Chile sobre un acceso boliviano soberano al Pacífico.

“Bolivia tiene el mejor propósito de lograr con Chile, de buena fe, una solución duradera, sostenible y mutuamente satisfactoria al centenario conflicto que enfrentó a dos países vecinos”, dijo Morales.

El mandatario boliviano dijo que la solución debe ser práctica y posible para que las dos partes se sientan ganadoras y no derrotadas.

Morales definió a su país y a Chile como “dos pueblos absurdamente confrontados muchas veces por causas ajenas a sus valores de convivencia”, que tendrían a partir del fallo de la Corte Internacional de Justicia la oportunidad de iniciar “un nuevo tiempo” de convivencia pacífica, hermandad y cooperación.

Bolivia es un país mediterráneo desde fines del siglo XIX, cuando perdió a manos de Chile, por la Guerra del Pacífico, su territorio occidental de unos 120.000 kilómetros cuadrados, incluida una costa de 400 kilómetros.

Desde entonces, la llamada reivindicación marítima boliviana ha tensionado los nexos entre ambos países, que no tienen relaciones diplomáticas.

“Bolivia y Chile, sus pueblos y sus gobiernos, deben esperar una decisión judicial que más allá de sus aspectos formales puede abrir un nuevo tiempo de paz, justicia y fraternidad”, insistió Morales, quien tiene previsto asistir en La Haya a la lectura del fallo de la Corte

Con abierto optimismo, el Gobierno boliviano y los movimientos sociales que lo sustentan organizan una vigilia para esperar desde el próximo domingo la lectura del fallo, programada para las 13:00 GMT del lunes 1 de octubre. (Sputnik)

zzz/caq/dcl

1 comentario
  1. Alonso dice

    El pueblo boliviano no ha perdido el acceso al mar, solo su administración. Ellos tienen aceso con mucha ventaja respecto de otros incluyendonos.

    El presidente Morales se precia de ser un antiimperialista, pero ha hecho lo que sea para mantener los pueblos enojados, o sea, lo que espera el imperio: mantenernos divididos para reinar mejor.
    Si los gobernantes fueran sensatos y honestos hace rato que debiesemos estar integrados, sin ideologismos, y estas discusiones no tendrian sentido.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.