Evo Morales renuncia a la presidencia de Bolivia y acusa Golpe de Estado

Hace pocas horas las FFAA sugirieron al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial”.

El presidente Evo Morales, quien había dejado La Paz hace algunas horas y se trasladó a Cochabamba, renunció al cargo de presidente de Bolivia.

El mandatario dijo que lo hacía para evitar los desbordes y salvar la vida de sus hermanos, aunque resaltó que era un golpe de Estado y reafirmó que el “capitalismo no es una solución para la humanidad”.

Su vicepresidente, Álvaro García Linera, quien también renunció, al igual que el gobernador del Beni, dijo que volvería y “seremos millones”.

Horas antes las Fuerzas Armadas habían exigido al mandatario su salida. “Ante la escalada de conflicto que atraviesa el país, velando por la vida y la seguridad de la población, sugerimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia”, expresó en una conferencia de prensa.

El alto mando también instó “a los sectores movilizados” a “deponer las actitudes de violencia” que sacuden al país.

Posteriormente, el comandante general de la Policía, Vladimir Yuri Calderón, también reclamó la dimisión del mandatario. “Nos sumamos al pedido del pueblo boliviano de sugerir al señor presidente Evo Morales presente su renuncia para pacificar al pueblo de Bolivia en estos duros momentos que atraviesa nuestra nación”, expresó.

Los policías alzados y los manifestantes civiles custodiaron la Plaza de Armas, donde está la Casa de Gobierno, para evitar el ingreso de fuerzas campesinas leales a Morales. Morales no controlaba la policía desde el viernes, cuando comenzaron las manifestaciones.

“No nos moveremos de las calles hasta que el dictador, el asesino se vaya de Palacio”, decía minutos antes de conocerse la noticia la ex candidata Ruth Nina, que preside una asociación de esposas de policías, en las puertas de un cuartel de La Paz, donde se hallan amotinados desde el sábado decenas de uniformados. Un policía ataviado con una máscara negra corrobora lo dicho por Nina y anuncia que junto con centenares de jóvenes continuarán en las protestas contra Morales.

Las protestas en Bolivia se desataron después de las elecciones presidenciales del 20 de octubre en la que Morales obtuvo su cuarto mandato tras un polémico conteo de votos. La oposición consideró fraudulentos estos comicios. En Santa Cruz (este), donde incubó la protesta contra Morales, los manifestantes se mantuvieron en las puertas de los cuarteles policiales, pidiendo la renuncia de Morales, que temprano llamó a la pacificación del país tras la anulación de las elecciones.

A primera hora del domingo, la OEA publicó su informe sobre los comicios, en el que reportó “irregularidades muy graves” y pidió la convocatoria a nuevos comicios. En su mensaje, Evo Morales no hizo mención al documento, aceptó la decisión, pero no confirmó si planeaba competir en el nuevo proceso electoral.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.