Expertos advierten que adicciones podrían aumentar producto de la cuarentena

Desde la OMS advierten que el impacto psicológico del Covid-19 en la sociedad no debe ser ignorado, puesto que el confinamiento en muchas personas aumenta el estrés y el aburrimiento, componentes idóneos para que aparezcan las adicciones.

“Al estar encerrados se produce la necesidad de buscar algunas estrategias que nos produzcan placer o momentos gratos y puede aumentar el consumo de alcohol, cafeína, tabaco e incluso el uso de automedicación o drogas como una estrategia para manejar las emociones displacenteras que se experimenta producto del confinamiento”. La frase de la académica de la Facultad de Psicología de la Universidad de Talca, Nadia Ramos, refleja la situación que pueden estar enfrentando miles de personas producto de las cuarentenas por Covid-19.

La docente resaltó que en estos tiempos de pandemia “existen conductas adictivas que las personas no pueden controlar o tienen la necesidad de realizar ciertos comportamientos, como única estrategia para tener un espacio de bienestar”.

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que el impacto psicológico de la emergencia en la sociedad no debe ser ignorado. Por esta razón, Aiysha Malik, experta en salud mental de la entidad internacional, precisó que “acudir al alcohol, las drogas o el juego para afrontar estas dificultades, sólo puede empeorar las cosas”.

Por su parte, el estudio llamado “¿Se Observarán Cambios en el Consumo de Alcohol y Tabaco Durante el Confinamiento por Covid-19?”, realizado por investigadores españoles y publicado en abril de este año, indicó en sus conclusiones que “la pandemia por coronavirus y el confinamiento podría generar respuestas emocionales desadaptativas como estrés o depresión, pero también podría incrementar los comportamientos poco saludables como el uso excesivo de alcohol o tabaco”.

Ramos, quien también es presidenta de la Asociación Chilena de Estrés Traumático, sostuvo que existe una relación entre el trastorno de estrés postraumático y el consumo de sustancias. “Por una parte, las personas que han sufrido situaciones traumáticas tienen una alta activación, están muy alertas y reaccionan ante estímulos menores. Además, tienen flashbacks y reviven la situación con una intensidad emocional. Recurren al uso de sustancias para tratar de evitar sentir malestar o dolor”, enfatizó.

Una de las drogas lícitas, que es de fácil alcance, es el alcohol, el cual “provoca que las personas evadan momentáneamente situaciones complicadas y relajen su sistema biológico”, señaló. Además, añadió que “cualquier sustancia o conducta que nos genere placer podría transformarse en un tipo de comportamiento adictivo. En realidad, todo lo que uno hace en exceso es malo”, sostuvo.

De acuerdo a la experta, es necesario que las personas adictas estén al tanto de las motivaciones que inciden en sus conductas. “Hay que hacerlas conscientes que el estrés que están viviendo hace que estén consumiendo más y al tomar conciencia de esto, hay que aplicar ciertas precauciones. Una alternativa es no comprar y no tener disponible la sustancia en casa”, dijo.

Además, la especialista Nadia Ramos, señaló que es necesario buscar estrategias que permitan generar espacios de bienestar o distensión, diferentes al consumo adictivo de alguna sustancia. “Hay que identificar situaciones que nos causan bienestar sin ser dependientes de algo, porque si bien el consumo de alcohol o de tabaco nos puede traer un bienestar momentáneo, tiene un riesgo importante que es la adicción y es por eso que el consumo hay que mantenerlo a raya”, recalcó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.