Girardi pide urgencia a Ley de Fármacos II para disminuir costos de medicamentos

El senador Girardi emplazó al Ejecutivo a ponerle urgencia a la Ley de Fármacos II y aseguró que la venta en supermercado es una “medida marginal y no relevante”, porque el problema está en los remedios que se venden con receta y no en los que no la requieren.

El legislador, miembro de la Comisión de Salud del Senado y autor de la Ley Fármacos II, advirtió –este martes- que en un país como Chile, con el gasto de bolsillo en medicamentos más alto del mundo, vender los remedios en supermercados -como plantea el Ejecutivo- es una medida marginal, que no es relevante para disminuir sus costos.

De esta forma, pidió ponerle urgencia a la Ley de Fármacos II –ya aprobada en el Senado y pronta a terminar el segundo trámite constitucional en la Cámara-, “si efectivamente se quiere rebajar los precios que actualmente pueden llegar a ser un 500% más altos que en países vecinos”, expresó.

El parlamentario señaló que el Ejecutivo “planteó que una importante medida para disminuir los precios de los medicamentos es vender en supermercados los que no requieren receta médica (OTC) como paracetamol, aspirinas, antiácidos, etc. Pero eso es falso, porque el problema no está en esos remedios”.

Agregó que un medicamento es un instrumento de salud y debe entregarse, ojalá, en un espacio de salud, porque no es una mercadería común y deben ser indicados por un profesional.

Sin embargo, sostuvo que “como autor de la leyes de Fármacos I y II voté a favor de esa indicación si los supermercados habilitan un espacio de salud, sólo porque en Chile hay un abuso brutal del monopolio de cadenas farmacéuticas (Ahumada, Salco y Cruz Verde) y venden los más caros, incluso entre los OTC, -entregando canelas a sus empleados o a través de marcas propias- y producen una distorsión de mercado”.

“En dos meses puede aprobarse”

Girardi aseguró que los laboratorios se oponen a esta iniciativa porque quieren  “que se receten sus productos más caros.

“Por ejemplo la Atorvastatina original se llama Lipitor y cuesta 50 mil pesos y la Atorvastatina bioequivalente 1.200 pesos. En las farmacias dicen que no tienen el bioequivalente y ofrecen una marca propia Lipox que cuesta 12 mil… ¡Eso es una estafa!”, expresó el senador.

El senador se manifestó partidario de “que la cobertura de salud debe incorporar a los medicamentos y ser gratuitos, para eso los estados de Chile, Argentina y Perú deben negociar juntos con los laboratorios para obligarlos a bajar los precios”.

Y concluyó señalando que “la ley de Fármacos II se aprobó en el Senado, está terminado segundo trámite constitucional en la Cámara de Diputados y debe volver al Senado. Si hay desacuerdos irá a Comisión mixta. Pero el gobierno maneja las urgencia y podría estar aprobada en uno o dos meses si de verdad les interesa disminuir el precio los medicamentos y terminar con los abusos de cadenas y laboratorios”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.