Gobierno de EEUU dividido en cuanto a opción militar en Venezuela, según medios

El Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, no ha llegado a un consenso sobre la eventual implicación del país en una intervención militar en Venezuela para apoyar al líder de la oposición, Juan Guaidó.

Mientras el Gobierno venezolano dirigido por Nicolás Maduro sigue intacto tras el intento fallido de golpe de Estado el martes, la Casa Blanca ha enviado “mensajes variados sobre el papel, de tener alguno, que desempeñaría el Ejército estadounidense en los empeños futuros de Washington por resolver la crisis venezolana”, detalló el diario “Washington Post”.

Trump ha mostrado “poca voluntad de sumergirse en Venezuela”, según sus actuales y anteriores consejeros, añadió el periódico.

En declaraciones también el miércoles al canal de noticias Fox Business, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, afirmó que la solución pacífica sigue siendo la deseada, pero que “la acción militar es posible” y “si eso es lo necesario, será lo que Estados Unidos haga”.

El miércoles, el Pentágono también pareció restar importancia a cualquier tipo de preparativo militar para intervenir directamente en Venezuela, aunque reconoció tener planes detallados de emergencia ante el agravamiento de la crisis en ese país.

El presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, general Joseph Dunford, dijo en una intervención en el Congreso que “hasta la fecha, la mayoría de nuestras acciones han sido diplomáticas y económicas”.

De acuerdo con la información del “Washington Post”, el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, al defender una política más agresiva con Venezuela, “ha enfadado a algunos dentro y fuera de la Casa Blanca”.

Antes del intento de golpe de Estado, el personal de Bolton chocó con el general Paul Selva, vicepresidente de la citada junta, en una reunión para abordar la crisis, de acuerdo con fuentes oficiales conocedoras de tema, precisó la información.

Estados Unidos aplica una política de sanciones económicas y aislamiento diplomático contra el Gobierno venezolano y apoya a Guaidó, al que reconoció como “presidente encargado” el 23 de enero, días después de que Maduro fuese investido para un segundo mandato.

En respuesta a este apoyo de Washington a Guaidó, Maduro anunció la ruptura de relaciones “diplomáticas y políticas” con EEUU.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.