Harris, primera mujer de origen multiracial en postularse para vicepresidenta en EEUU

Kamala Harris, la senadora de California que será la compañera de fórmula del virtual candidato demócrata Joe Biden para enfrentar en las elecciones del 3 de noviembre al actual presidente republicano, Donald Trump, es la primera mujer de origen multiracial en postularse para la vicepresidencia de un partido político importante en Estados Unidos.(Telam)

Nacida en Oakland de padre jamaiquino y madre india, Harris, de 55 años, ganó su primera elección en 2003 cuando se convirtió en fiscal de distrito de San Francisco, California, donde creó un programa de reingreso para infractores de drogas de bajo nivel y tomó medidas enérgicas contra el ausentismo de los estudiantes.

En 2010, fue elegida fiscal general de California convirtiéndose en la primera mujer y persona afrodescendiente en ocupar el cargo, y se centró en cuestiones como la crisis de ejecuciones hipotecarias.

En su cargo, se negó a defender la Proposición 8 del estado, que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo, que luego fue anulada por la Corte Suprema de Estados Unidos.

Sin embargo, Harris se hizo conocida a nivel nacional dentro del partido Demócrata en 2016, cuando se convirtió en la primera mujer de origen multiracial elegida en el Senado por California y criticó las políticas de inmigración de Trump.

Por ese entonces, Harris presionó para lograr un acuerdo que proteja de la deportación a aquellos inmigrantes que llegaron al país sin documentos cuando eran niños, un grupo conocido como los Dreamers (Soñadores).

En el Senado, presentó un proyecto de ley para dar a las familias de bajos ingresos pagos en efectivo y créditos fiscales para ayudar a combatir el estancamiento salarial y el aumento de los costos de la vivienda, y fue una firme defensora de las reformas de la justicia penal.

Se hizo popular entre los activistas liberales por su duro cuestionamiento a los funcionarios de la administración Trump, incluido el nominado a la Corte Suprema Brett Kavanaugh y exfiscal general Jeff Sessions, durante las audiencias del Senado.

Harris se enfrentó a Kavanaugh en su audiencia de confirmación de la Corte Suprema sobre sus puntos de vista sobre el aborto y sobre la investigación del fiscal especial sobre la posible intromisión rusa en las elecciones de 2016.

Sin embargo, no es la favorita de los progresistas del Partido Demócrata. Muchos critican su enfoque reacio a la reforma de la justicia penal y su lucha contra las demandas presentadas por las trabajadoras sexuales.

Harris se describió a sí misma en 2019 como una “fiscal progresista” y dijo que es una “elección falsa” decidir entre apoyar a la policía y abogar por un mayor escrutinio de la aplicación de la ley.

También fue objeto de escrutinio por negarse como fiscal general a enjuiciar a OneWest Bank, que una vez estuvo dirigido por el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, por presuntas violaciones de ejecución hipotecaria.

Harris, que votó en contra de la confirmación de Mnuchin como jefa del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, dijo que “siguió los hechos” al negarse a procesar.

A principios de 2019, lanzó su campaña presidencial con el lema “Kamala Harris para la gente”, una referencia a su trabajo en la sala de audiencias.

Se trató de una de las contendientes de más alto perfil en una primaria demócrata concurrida y atrajo a 20.000 personas a su primer mitin de campaña en Oakland y hasta mantuvo una fuerte disputa con Biden.

La selección de Harris se produce meses después de que Biden se comprometiera a elegir a una mujer para que se uniera a él en la lista demócrata.

La fórmula demócrata para las elecciones de noviembre se forja en un momento de crisis nacional sin precedentes.

La pandemia de coronavirus generó más de 5,1 infectados y más de 164.600 muertos en todo Estados Unidos, mucho más que el número de víctimas en otros países.

Los cierres de empresas y las interrupciones resultantes de la pandemia provocaron un colapso económico, seguido de un malestar en todo el país, mientras los estadounidenses protestan contra el racismo y la brutalidad policial.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.