Herman Chadwick “pautea” por la prensa a su primo Presidente y hermano Ministro

El influyente pariente de Sebastián Piñera (primo hermano) y el ministro del Interior, Andrés Chadwick (hermano) comanda empresas clave en las dos áreas reguladas que el gobierno quiere modificar: sanitarias y eléctricas.

Desde Nueva York y haciendo una pausa en las tareas que lo llevaron a EEUU, 25 años de Enel en la bolsa más importante del mundo, el presidente del directorio de esa empresa, Herman Chadwick Piñera, se dio el tiempo para intervenir en el debate nacional a través de una entrevista en el diario Pulso del grupo Copesa.

El multifacético abogado presente en cada sector regulado del país (preside Enel y está en los directorios de Aguas Andinas y la concesionaria colombiana Isa-Intervial, entre otros), señaló que la baja en la rentabilidad que el Gobierno pretende impulsar para el sector de distribución eléctrica “les acomoda” y que “les permitirá caminar bien”.

Las palabras de Chadwick, según los analistas del sector, trasgreden las reglas del juego y muestran “el nivel de involucramiento -más allá de lo prudente- entre los objetivos de regulación del Estado y los negocios del primo del Presidente”.

“Actualmente, nuestra rentabilidad es de un 8% y algo. En este sector hay distintas realidades: Enel es una empresa muy muy grande que tiene distribución, generación, Enel X; por lo tanto, lo que nos interesa a nosotros es el crecimiento del sector en desarrollo de la energía. Con respeto lo digo, pero hay otras que solo distribuyen o solo generan, por lo que su mirada puede ser diferente a la nuestra. Si la rentabilidad va a ser entre el 6% y 8%, me gustaría más entre el 7%y 10%, pero entre el 6% y 8% creo que podemos caminar bien”, señaló Chadwick en Pulso.

Como queda demostrado en la cita anterior, a la eléctrica no le importa mucho la tasa porque su negocio integrado les permite ganar por varios lados y no solo por la distribución.

De hecho, la ley corta en ese campo, solo desvía la atención del foco donde está realmente la plata en el negocio: la generación, que suma el 70 por ciento del valor de la cuenta de luz y donde la empresa que preside Chadwick es dominante y está integrada verticalmente.

La pregunta que se hace el mercado es si sus socios en las sanitarias, por ejemplo, piensan lo mismo ahora que les afectará a ellos.

El primo del presidente y hombre fuerte del sector privado levantó la voz para referirse a otros temas, además de las reformas en el sector energético, como los cambios propuestos a la legislación tributaria, la idea de bajar a 40 horas semanales la jornada laboral e incluso la crisis de Essal, que le toca tangencialmente, en su rol de director de IAM.

Considerando su línea directa a Palacio, el abogado sabe que de una u otra forma pautea al gobierno y de ahí su disposición a referirse a los temas que hoy copan la agenda empresarial.

Volvió, entonces, a referirse al tema de los medidores, donde Enel fue muy cuestionada cuando trató de cobrarle a los usuarios el nuevo aparato “inteligente”. “El sector se precipitó un poco en cuanto a pensar de que este negocio, que obligaba a la gente a cambiar su medidor y que el medidor iba a ser de propiedad de la empresa, era algo simple y que a la gente le gustaba. Yo por lo menos, como presidente de la compañía, siempre pensé que la gente estaba a gusto con lo que estaba ofreciendo, no me di cuenta de que no estaba conforme (…). Entonces, si hoy lo hacemos voluntario, vamos a caminar más tranquilos. Pero también tenemos que mostrar los beneficios”, señalo al justificar la decisión de Enel.

Otro tema que trató en Pulso, y que también debe haberse escuchado en La Moneda, fue la reforma tributaria, donde Chadwick sentenció que ella “o sale bien o mejor que no salga”.

También sostuvo que no le gustaba la disminución de la jornada laboral, de 45 a 40 horas, porque creía que “la gente tiene que trabajar mucho para poder surgir y los países tienen que trabajar mucho para surgir. No digo que se deba aumentar, creo que estamos en un horario que es justo, pero a mí no me gusta hablar de disminuir el trabajo, creo en el trabajo en un país como el nuestro, que sigue luchando para llegar al desarrollo y que quiere crecer”.

Respecto a lo ocurrido en Osorno también deslizó que no se trataba de que existiera mayor fiscalización sino que las empresas tomaran conciencia que siempre debían estar velando por sus cliente.

MIRA EN EL PERIODISTA TV:

1 comentario
  1. Anónimo dice

    Increíble pero tal como dicen el diablo los junta para hacer sus maldades, todos rejuntados planeando como robar un poco más. Que tiene que hacer la Bachelet allí allí parece que ella no a escuchado el dicho de dime con quien andas y te diré quien eres

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.