Fiscalía brasileña ahora denuncia a Lula por blanqueo de dinero

El Ministerio Público Federal del estado brasileño de São Paulo (sureste) denunció este lunes al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) por un delito de blanqueo de dinero relacionado con el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang.

Según la denuncia, “aprovechándose de su prestigio internacional, Lula influyó en decisiones del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, que tuvieron como consecuencia la ampliación de los negocios del grupo brasileño ARG en ese país africano”.

A cambio, el expresidente habría recibido un millón de reales (257.000 dólares) de forma disimulada, en forma de donación de la citada empresa al Instituto Lula, creado por el líder izquierdista para preservar el legado de sus años en el Gobierno.

Los hechos ocurrieron entre 2011 y 2012, y además de a Lula, la Fiscalía también denunció al controlador del grupo ARG, Rodolfo Gianetti Geo, al que acusa de lavado de dinero y tráfico de influencia en transacción comercial.

En principio Lula también debería haber sido acusado de este delito, pero como es mayor de 70 años, prescribió, y sólo fue denunciado por blanqueo de dinero.

Las principales pruebas que sostienen la acusación son correos electrónicos encontrados en marzo de 2016, durante una aprehensión de documentos en el Instituto Lula, en el marco de la Operación Lava Jato.

En uno de esos correos, en octubre de 2011, el exministro de Desarrollo del Gobierno de Lula, Miquel Jorge, escribe a la entonces directora del Instituto Lila, Clara Ant, diciendo que el expresidente tenía interés en hablar con el responsable de la empresa ARG sobre su trabajo e Guinea Ecuatorial.

Según el exministro, la empresa estaba dispuesta a hacer una contribución financiera “bastante importante” al Instituto Lula.

Lula habría ayudado a la empresa en una carta que escribió a Obiang en mayo de 2012, en que mencionaba una llamada telefónica entre ambos y decía confiar en el ingreso del país africano en la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa, y donde aprovechó para hablar positivamente de la empresa ARG.

Lula está preso desde abril, cumpliendo una condena de 12 años y un mes de cárcel por delitos de corrupción pasiva y blanqueo de dinero relacionados con un apartamento en Guarujá (costa de São Paulo, sureste).

Al margen de ese caso, Lula está imputado en otros seis procesos judiciales y está a la espera de que la Justicia decida si le procesa por supuestamente haber favorecido a la constructora Odebrecht en sus años de Gobierno. (Sputnik)

zzz/jr/df

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.