Jefe de la Bancada DC: “los trabajadores esperan una reforma de pensiones real y no más de lo mismo”.

Con ocasión del 1 de Mayo, diputado Gabriel Ascencio instó al Gobierno a “mostrar voluntad real a favor de los trabajadores” y a modificar iniciativa en trámite, agregando componente solidario, mejora de pensiones a corto plazo, incentivos para las mujeres y fin a las asimetrías de pensionados de las FFAA.

En el Día del Trabajajor, el jefe de la Bancada DC, diputado Gabriel Ascencio, emplazó al Gobierno a “modificar sustancialmente la propuesta en materia de pensiones que se encuentra actualmente en la Cámara”, agregando que “pedimos cambios reales; no, más de lo mismo. Los trabajadores de Chile merecen un nuevo sistema previsional, justo y digno, después de una vida de esfuerzo. No podemos avalar un sistema que entrega pensiones miserables y que sólo ha servido para profundizar las desigualdades”.

Ascencio agregó que “hoy, justo cuando conmemoramos un día más del trabajador, el escenario no es favorable, por el contrario. Chile presenta altísimas cifras de desempleo, bajas en la productividad, disminución en las ventas y en la producción industrial; el propio Gobierno ha tenido que rectificar sus expectativas de crecimiento. Todo indica que no es un buen día para los trabajadores y trabajadoras de Chile, por eso, desde el Congreso, el compromiso debe ser tramitar una reforma de pensiones justa, que disminuya las inequidades, el piso mínimo para dignificar el esfuerzo, de años, de millones de trabajadores, muchos de los cuales, además, han tenido empleos precarios”.

El jefe de bancada DC agregó que “para la Democracia Cristiana, mejorar las pensiones es prioridad uno, dos y tres. Hoy, y todos lo sabemos, el sistema no está entregando pensiones justas que retribuyan una vida de esfuerzo para la gran mayoría de nuestros trabajadores, muchos de los cuales en la práctica no pueden retirarse y deben continuar trabajando sin poder gozar de una vejez digna mediante su jubilación”.

El titular de la bancada agregó, además, que “el proyecto no incluye un componente solidario, no asegura mejora de las pensiones en el corto plazo, sino de aquí a 30 o 40 años quizás; no hay un trato especial y justo para las mujeres trabajadoras y, definitivamente, no estamos disponibles para seguir asegurando el negocio de las AFPs entregándoles ese aumento de cotización que implica la reforma”.

Finalmente, Ascencio manifestó que “el proyecto descansa en el financiamiento fiscal, sin que nuevos ingresos permanentes estén asociados a los nuevos gastos permanentes. Esto se traduce en problemas de sustentabilidad de largo plazo y en largas gradualidades que postergan los gastos a las siguientes administraciones. El gobierno ha dicho que el proyecto se financia con las holguras fiscales de aquí al 2030. Sin embargo, las cifras no cuadran, las proyecciones de holguras fiscales no alcanzan. Además, las pensiones no pueden depender solo de las holguras, necesitan financiamiento seguro y de largo plazo para no comprometer al fisco de forma irresponsable”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.