Mario Amorós: “El golpe de Estado en Chile evidentemente beneficia a una clase social”

El autor de la biografía de Augusto Pinochet, Mario Amorós, cuenta detalles de su investigación, se refiere al 11 de septiembre de 1973 y el significado de la figura histórica del ex dictador chileno.

Francisco Martorell, director de El Periodista, entrevistó a Mario Amorós, periodista, historiador y autor de “Pinochet. Una biografía militar y política” (Ediciones B).

El escritor español nació en Alicante el 11 de agosto de 1973, un mes antes del golpe de Estado de Chile.

Según expresó Amorós, es la primera vez que escribe algo sobre alguien que detesta, además declaró que fue un desafío aportar conocimientos nuevos de manera neutral; para eso consultó a muchísimo archivos para poder completar al libro.

Sobre Francisco Franco y Augusto Pinochet
El autor del libro contó cómo recopiló las cartas entre los dictadores Franco (España) y Pinochet. Según relató, en su calidad de historiador no tuvo obstáculos para acceder a los archivos; al respecto invitó a recordar que “una parte chilena, la más autoritaria, la más anti-comunista, desde el año 39 admira a Franco. Sienten admiración por ese general que en España ha logrado derrotar y aplastar a la izquierda. Y dicen, como se dice en otras partes, que hace falta un Pinochet. Decían que en Chile hacía falta un Franco. Ese Franco fue Pinochet”.

¿Pinochet fue un articulador? ¿fue utilizado durante esos 17 años?
Tras ser consultado sobre su impresión del dictador Augusto Pinochet, Amorós es enfático en señalar que “el golpe de Estado en Chile evidentemente beneficia a una clase social, los intereses de la burguesía y perjudica a la clase trabajadora, a los sectores más humildes que son despojados, que son brutalmente reprimidos”.

Además agregó que “Pinochet, a partir del 11 de septiembre, es el presidente de la junta de gobierno, pero pronto tiene una opción, que es construir una dictadura autocrática personalista y necesita a la DINA, que solo le rinde informes a él y que sólo despacha con el dictador”.

Además señaló que la acción de la DINA no se debate en la Junta Militar. “Es un vínculo entre Pinochet y Contreras clarísimo, y necesita purgar de cierto modo el alto mando del ejército. Margina a los generales de su generación y amplia el cuerpo de generales. Cambia los nombres de los dados de alto mando. ¿Todo para qué? Para tener un cuerpo de generales absolutamente leal”, expresó.

“Todos se deben a Pinochet”.
El historiador continúo argumentando que todos se deben a Pinochet. “Pinochet que criticó mucho a los políticos, hablo de la demagogia, de la politiquería, todo eso, de los señores políticos, fue un político muy hábil. Supo manejarse como país aislado, repudiado por la humanidad”, argumentó.

¿Fue un error del gobierno chileno traer a Pinochet?
Francisco Martorell le preguntó al autor del libro si, según su opinión, fue un error traer a Pinochet al país desde Londres, cuando fue detenido por orden del juez Garzón. Al respecto, el historiador respondió que “yo nunca he formado parte de un gobierno. No conozco cómo funciona el poder. No conozco los compromisos, pero uno quisiera que Pinochet, que fue un dictador y de un gobierno reconocido, que se hubiera enfrentado a la justicia. Que hubiera intentado defenderse con argumentos jurídicos. Lo que él manifestó siempre es que no hubo una guerra en Chile, que no hubieron desaparecidos. Todo eso lo hubiera dicho a un tribunal imparcial”.

“Pinochet causó un inmenso dolor a este país”
Finalmente, Amorós manifestó que desprecia absolutamente lo que hizo. “Pinochet causó un inmenso dolor a este país. Mis mejores amigos chilenos fueron víctimas, sus familias, de la dictadura. Yo conozco muy bien. He escrito mucho sobre las violaciones de derechos humanos de la dictadura de Pinochet. No consigo que se le pueda defender desde ningún ángulo”, expresó.

VER LA ENTREVISTA COMPLETA EN EL PERIODISTA TV

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.