Mario Amorós revela en biografía sobre Pinochet las cartas cruzadas entre el dictador chileno y Franco

El nuevo libro del periodista, llamado simplemente "Pinochet", será presentado la próxima semana en Chile y uno de sus capítulos, las misivas entre ambos dictadores, fue adelantado por el diario El País de España.

Ya está en librerías de Santiago el nuevo libro del periodista y doctor en Historia, Mario Amorós, que resume en más de 830 páginas la vida militar y política de Augusto Pinochet Ugarte.

Bajo el sello de ediciones B, el nuevo libro del español se llama simplemente “Pinochet”.

Amorós, de nacionalidad española y nacido coincidentemente en 1973, ya ha escrito otras varias obras de esta envergadura, como las biografías de Salvador Allende, Miguel Enríquez y Pablo Neruda.

“Esta es su primera biografía fundamentada en una amplísima documentación primaria consultada en más de 30 archivos y bibliotecas de cuatro países, una bibliografía superior a los 400 títulos y un repertorio de 138 medios de comunicación citados de 16 países. Documentos de archivos; discursos, entrevistas, artículos y libros de su autoría; testimonios de sus víctimas y opiniones de sus familiares y colaboradores están presente a lo largo de estas páginas”, sostiene Amorós en el prólogo de “Pinochet”.

Las 832 páginas se dividen en 15 capítulos, que comienzan con “una vocación temprana” y terminan con “un soldado sin honor”, el final, que da cuenta de su regreso a Chile tras su detención en Londres.

Amorós describe en el libro a Pinochet como “un oficial de ideas básicas y nítidas, con capacidad de mando, simulador, taimado, paciente, astuto, tenaz, implacable, desconfiado y supersticioso”

La obra, muy bien documentada, da cuenta de los 91 años que vivió el dictador (1973-1989), las acusaciones en su contra por violaciones a los DDHH, los alcances económicos de su gobierno y el proceso de extradición a España en el Reino Unido.

Uno de los golpes que trae el texto, sin duda, es la revelación de las cartas que intercambiaron Franco y Pinochet, cuestión que llamó la atención del diario El País de España, quien las adelantó el miércoles pasado para sus lectores.

En la nota firmada por Rocío Montes se cuenta que en el libro de Amorós se puede saber que “apenas un día después del golpe de Estado que derrocó el Gobierno socialista de Salvador Allende–cuando el toque de queda absoluto impedía a la población salir de las casas y comenzaba la represión–, Augusto Pinochet envió una carta a Francisco Franco para comunicarle el próximo relevo del embajador de Chile en España y transmitirle su admiración: “Os ruego aceptéis los sinceros votos que formulamos por el bienestar de Vuestra Excelencia y por la grandeza de España”, escribió el chileno el 12 de septiembre de 1973 en una misiva que, extrañamente, está fechada en el incendiado Palacio de La Moneda”.

El libro también cuenta sobre otra carta de Pinochet a Franco, en octubre de 1975 y cuando las ejecuciones, tanto en Chile como en España, eran moneda corriente. “Ante la infame campaña internacional que enfrenta España y en estricta adhesión a la doctrina de no intervención en los asuntos de otros Estados, regla básica de la convivencia internacional que dejan de aplicar permanentemente algunos países, me hago el deber de expresar a Vuestra Excelencia la más absoluta solidaridad del pueblo y del Gobierno de Chile con el pueblo y el Gobierno de España”, escribió Pinochet.

Y agregó: “En la confusión de nuestra época, los que carecen del valor moral para denunciar y combatir los excesos del terrorismo que se ensaña victimando a los custodios del orden público, sirven en cambio de comparsa para protestar en contra de la rigurosa aplicación de penas prescritas por la ley e impuestas por la justicia de un Estado soberano”, agregó el dictador chileno.

Según Amorós Franco le agradeció a Pinochet, algunos días después, dice Rocío Montes en El País: “No podemos tolerar que la maquinación urdida por organizaciones enemigas de nuestra patria comprometa el normal desarrollo, en paz y prosperidad, de nuestro pueblo y es deber del gobernante preservar la paz y la seguridad de su país contra aquellos que subvierten el orden público poniendo en peligro la estabilidad y el sosiego de la sociedad. Reitero a Vuestra Excelencia mi agradecimiento personal y el del Gobierno y pueblo español formulando a mi vez votos por la ventura personal de Vuestra Excelencia y el engrandecimiento de la República de Chile”.

El libro, además, relata las peripecias sufridas por Pinochet cuando acudió al funeral de Franco.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.