Patricio Herman: El Estado es un eficiente ayudista de las concesionarias de autopistas

El MOP continúa con su política de no cumplir las leyes en aquellos sectores donde hay un menor escrutinio público y/o menor influencia en la toma de decisiones y que lamentablemente son aquellos lugares donde vive la mayor parte de la población, ese 95% de los chilenos.

Por Patricio Herman, presidente Defendamos la Ciudad

En el gobierno del presidente que se le olvida pagar las contribuciones de su casa en Caleu, los organismos de la administración del Estado estuvieron de acuerdo en eximir de análisis ambiental al proyecto de autopista Vespucio Sur en Santiago. Esto a pesar de que el reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) incluía a las autopistas entre los proyectos que debían someterse a ese sistema preventivo. ¿Cómo se logró entonces evitar el ingreso al SEIA? El Ministerio de Obras Públicas (MOP) usó el ardid de que el proyecto no era una autopista sino que una “autovía”. Por ello la fundación Defendamos la Ciudad, a solicitud de vecinos perjudicados por esa colusión pública-privada, denunció la trampa en la Contraloría, ver link

Los errores del MOP en Vespucio Sur que costarán 25 millones de dólares

Decir que lo que se pagara con cargo al fisco es el 10% del costo de la obra es decir que la cosa salio barata, Ricardo Lagos Escobar desde que fue nombrado MOP instauró una forma de hacer obras publicas, la que en términos simples consiste en pagar lo que sea necesario con el fin de mostrar obras, ya que lo importante es el acto de cortar la cinta mas que la obra en si mismo, no importa …(ciperchile.cl)

La autopista se construyó y generó enormes efectos ambientales en los vecinos del sector, ruido, mayor contaminación del aire, ausencia total de áreas verdes y la obligación de usar pasarelas para cruzar de un lado al otro, como si estuvieran en una zona rural. Ante la aludida denuncia, la Contraloría en su dictamen Nº 12.108/2006 dejó en evidencia el mal actuar del propio Estado, lo que se aprecia en link

https://www.contraloria.cl/pdfbuscador/dictamenes/012108N06/html

La autopista entonces se vio forzada a ingresar al SEIA y se le hicieron algunas exigencias que resultaron cosméticas frente a los impactos que genera la existencia de una vía de esas características a pocos metros de las casas y colegios del sector.

Ahora bien, apreciados lectores, el MOP continúa con su política de no cumplir las leyes en aquellos sectores donde hay un menor escrutinio público y/o menor influencia en la toma de decisiones y que lamentablemente son aquellos lugares donde vive la mayor parte de la población, ese 95% de los chilenos.

El nuevo caso ocurrió en la autopista Vespucio Norte, en el tramo entre la Ruta 78 y la Ruta 68 en las comunas de Maipú y Pudahuel. ¿Qué hizo el MOP esta vez? A sabiendas, autorizó a la concesionaria a desarrollar un estudio de ingeniería que, entre otras cosas, propuso construir una cuarta pista en cada sentido de circulación sin cumplir con la distancia mínima de 6 metros, que por seguridad debe existir entre los vehículos que van en una y otra dirección. Esa distancia está definida expresamente en el Manual de Carreteras y era obligación del MOP y de la concesionaria respetarla, tanto en el proyecto original como en esta modificación.

¿Qué problema hay si son unos pocos metros? Además del riesgo que se produciría al tener camiones circulando a altísimas velocidades al disponer de una vía más ancha y que al volcar podrían caer en la vía que va en sentido contrario, también se incrementa la probabilidad de que los vehículos pesados frente a un accidente rompan las barreras de seguridad del costado derecho y terminen en las casas del sector, como ya ocurrió en 2019, ver link

https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/policial/accidentes-de-transito/camiones-se-incendiaron-tras-fuerte-colision-en-vespucio-norte/2019-02-11/180834.html

¿Qué motivo habrá existido para que en el estudio de ingeniería se irrespetara la separación mínima entre las calzadas? Porqué no hay espacio suficiente para agregar las nuevas pistas y mantener al menos 6 metros de separación entre las calzadas, lo que comprueba a simple vista.

¿Qué otras consecuencias tiene este nuevo “error” del MOP? Que los vecinos del sector, al salir de sus casas, verán un continuo de pavimento: 12 pistas de circulación construidas a nivel de terreno, sin ninguna área verde, con un aumento del ruido por la mayor velocidad de los vehículos.

¿Quién los obligó a vivir al lado de una autopista? preguntará más de alguien. Cierto, pero, ¿por qué en Las Condes, Vitacura y La Reina el MOP se esfuerza por lograr que la misma calle, Av. Américo Vespucio, tenga un estándar superior, con una solución subterránea, con cuidado diseño de áreas verdes? Esas obras aumentarán la calidad de vida de los vecinos y la plusvalía de las propiedades del sector, todo lo contrario de lo que pasaría con los vecinos del poniente de la megalópolis.

¿Para qué molestarse tanto si solo se trató de un estudio mal hecho? Según el decreto que autorizó el desarrollo del estudio, la concesionaria Vespucio Norte fue compensada con hasta UF 80.000 por los gastos que significaron desarrollar y tramitar el estudio de ingeniería, aunque no se conoce el monto efectivamente pagado. A ese valor se agregarían la compensación de los gastos asociados a otros proyectos de ingeniería necesarios para implementar las obras, tal como se puede ver en link

https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1102702

Respecto a esta historia, les puedo informar que a propósito de esta irregular situación, el 11 de febrero del año en curso, a través del oficio Nº 3.789 la Contraloría le informó a la incompetente Dirección General de Concesiones del MOP que inició una investigación especial para atender las denuncias recibidas por el incumplimiento de las normas del Manual de Carreteras. Concluimos entonces que nuevamente será la Contraloría quien exigirá el cumplimiento del Estado de Derecho en nuestro golpeado país. Así las cosas, esperamos que esta vez el MOP, de una vez por todas, modifique sus actuaciones truchas para que finalmente se ajusten a las leyes vigentes, lo que, en nuestra modesta opinión, no es tal difícil.

Por último, estamos ciertos que la “equivocación” voluntaria cometida por el MOP en el caso de la autopista Vespucio Norte, no es tan grave como los bochornosos casos de los puentes de Chacao y Cau Cau.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.