Platas de la COP25 tensan al ministerio del Medio Ambiente

A la renuncia de Felipe Riesco, quien argumentó "asuntos personales" se suma un nuevo conflicto en la División de Administración y Finanzas.

Los dineros gastados en el marco de la preparación de la COP 25, que debía realizarse en Chile el pasado mes de diciembre y finalmente se hizo en Madrid, habría elevado al máximo la tensión en el ministerio que lidera Carolina Schmidt.

Al parecer y por diversas fuentes, trascendió que la plata gastada -se habla de 17 mil millones de pesos- no podría ser rendida a cuenta de una actividad que no se realizó, según habría dicho extraoficialmente la Contraloría al ahora ex subsecretario Felipe Riesco.

        Felipe Riesco

Por ello, el mencionado funcionario, que dice que su renuncia obedeció a asuntos personales, se habría negado a visar los gastos y enviar la documentación para que el ente contralor tomara razón.

Misma posición habría sostenido la jefa de la División de Administración y Finanzas, Paulina Ortega, quien tampoco firmó las rendiciones. A ella también se le habría pedido la renuncia y estaría, en este momento, con feriado legal hasta el 21 de febrero. Ortega trabajaba directamente con Riesco.

Trascendió, además, que muchos de los gastos realizados excederían con largueza la necesidad real de la COP 25.

Consultado ayer Felipe Riesco por el Diario Financiero sobre su alejamiento, junto con reafirmar que su salida no era imprevista, aseguró que no había “discrepancias” con la ministra Schmidt por los dineros de la COP 25. Asumió, sin embargo, que tema “se verá en su momento, quien esté de subsecretario”. Es decir que hay un pendiente.

Funcionarios del ministerio de Medio Ambiente, que conocen la interna, sostienen que hasta ahora Schmidt solucionaba la distancia con Riesco con el que lo subrogaba en la línea de mando, quien no habría puesto objeciones para visar los gastos. Creen que ahora, por su bajo perfil y personalidad, la tarea la realizará el nuevo subsecretario, Javier Naranjo. Y la Contraloría tendrá la última palabra.

                   Javier Naranjo

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.