Primer ministro británico Boris Johnson finaliza acuerdo de Brexit con Unión Europea

El primer ministro británico Boris Johnson finalmente llegó a un acuerdo con la Unión Europea sobre el Brexit, pero ahora se enfrenta con oposición irlandesa.

Este jueves, el primer ministro británico, Boris Johnson declaró que el Reino Unido y la Unión Europea llegaron a “un gran nuevo acuerdo para tomar el control” en cuanto al Brexit. Por medio de su cuenta de Twitter, el jefe del gobierno indicó que el Parlamento ahora debe aprobar a sus medidas, para así “avanzar a otras prioridades como el costo de vivir, el servicio nacional de salud, los crímenes violentos y nuestro ambiente”. 

Mientras tanto, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker aseguró mediante su cuenta de Twitter que “cuando hay voluntad, hay acuerdo ¡y tenemos uno! Es un trato justo y equilibrado para la UE y Reino Unido que da fe de nuestro compromiso de encontrar soluciones. Recomiendo que (la cumbre de la UE) apoye al acuerdo”.

Ambas partes elaboraron el texto legal del acuerdo, el cual aún necesita la aprobación de los parlamentos de Reino Unido y de Bruselas. Juncker y Johnson han declarado su fuerte apoyo al acuerdo y motivan a sus respectivos parlamentos para confirmar el acuerdo. Además, el presidente Juncker propuso que se debe retrasar la fecha de retiro del Reino Unido de la Unión Europea, la cual está programada para el 31 de octubre.

Resistencia del DUP

Sin embargo, el pro británico Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, ha expresado dudas sobre los detalles del acuerdo y ha indicado que no lo apoyará. Antes de la noticia de Johnson, el DUP publicó una declaración afirmando que no respaldarían protestas “tal como están las cosas”. Tras el anuncio, mantuvieron que su declaración “sigue vigente”. Arlene Foster, la líder el DUP, difundió un comunicado que elaboró sobre algunas de las preocupaciones en cuanto al acuerdo, a poco tiempo antes de la fundamental cumbre europea de Bruselas. 

Las propuestas de Johnson sobre el nuevo acuerdo de Brexit se basan en gran medida en la eliminación del controvertido “backstop”, o salvaguardia irlandesa. Esta solución se negoció por la antecesora de Johnson, Theresa May, con el objetivo de resolver el control de las fronteras de Irlanda del Norte y la República de Irlanda una vez que el Reino Unido saliera de la Unión Europea. La frontera entre las dos Irlandas ha sido uno de los problemas más complicados de las negociaciones del Brexit, debido a que Irlanda forma parte de la Unión Europea a pesar de situarse dentro de la región del Reino Unido. Se evita perjudicar el proceso de paz de la provincia británica con el establecimiento de una sistema fronterizo. 

Una batalla difícil para Boris Johnson

El nuevo plan propone ofrecer un tratamiento diferente a Irlanda del Norte que el resto de Reino Unido, y es una estrategia que el DUP y otros no favorecen. Johnson esperaba ganar el apoyo de los seguidores del Brexit dentro de su propio partido y del DUP con la exclusión del backstop. El apoyo del DUP es indispensable para lograr obtener un voto de aprobación en la Cámara de los Comunes. 

Desde las elecciones de 2017, el DUP tiene un acuerdo de “confianza y participación” con el Partido Conservador. Este ha permitido en el pasado que el gobierno alcance una mayoría parlamentaria. 

Tras varios desafíos y renuncias en su partido a lo largo de las últimas semanas, Johnson ahora se enfrenta con una batalla difícil. Johnson urge el apoyo de los legisladores este sábado, señalando que solamente tiene 48 horas para ganarse el apoyo del DUP, para así poder llegar al Parlamento. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.