Río de Janeiro espera más de 7 millones de personas en sus calles para el Carnaval

Las principales ciudades brasileñas ya están en clima de carnaval y Río de Janeiro, que organiza la fiesta más multitudinaria y famosa del país, espera este año a siete millones de personas en sus calles.

“La expectativa de RioTur (la empresa municipal de turismo) es superar la marca de 2018, de 1,5 millones de turistas en la ciudad”, informó la alcaldía en un comunicado añadiendo que “siete millones de personas estarán en las comparsas callejeras”.

El Sambódromo acogerá los desfiles de 43 escuelas de samba durante los seis días de fiesta; casi 500.000 espectadores pasarán por este recinto diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer hace 35 años, para disfrutar del “mayor espectáculo de la Tierra”, como suelen decir los cariocas.

Este año, no obstante, los preparativos del Carnaval fueron algo convulsos: el jueves 28 de febrero, el Ministerio Público pidió la clausura del Sambódromo hasta que los bomberos no verificaran a fondo aspectos de seguridad.

Esas revisiones concluyeron la tarde de este viernes, pocas horas antes de los primeros desfiles.

Tampoco lo tuvieron fácil las comparsas protagonistas del Carnaval en las calles; los llamados “blocos” fueron sorprendidos con nuevas exigencias burocráticas de la Policía Militar y del ayuntamiento y algunos de ellos corren a toda prisa para regularizar su situación y poder desfilar.

Hasta el 10 de marzo habrá oficialmente 498 desfiles en las calles de la ciudad, aunque el número real es algo mayor dado que muchas agrupaciones salen igualmente sin permiso municipal.

En la sureña São Paulo, ciudad en la que hasta hace poco no había tradición de Carnaval, este año se batirán todos los récords: se esperan cinco millones de participantes, 516 blocos y 556 desfiles, además del concurso de las escuelas de samba similar al de Río de Janeiro.

Salvador, capital del estado de Bahía, y Recife y Olinda, en Pernambuco (todas ellas en la región nordeste de Brasil) son los otros puntos principales de la fiesta en Brasil.

El Carnaval de Salvador ya arrancó oficialmente el jueves con los desfiles de los primeros “tríos eléctricos” (grandes camiones con artistas tocando en la cubierta) y en Recife está todo listo para la fiesta del “Gallo de la Madrugada”.

Este desfile, protagonizado por la estatua de un enorme gallo sobre uno de los puentes de la ciudad, está considerado el mayor bloco del mundo por el libro Guinness de los Records: se espera a dos millones de personas, y las autoridades han movilizado más de 4.500 policías.

Un estudio de la Confederación Nacional de Comercio asegura que el Carnaval de este año inyectará a la economía de Brasil 6.780 millones de reales (más de 1.800 millones de dólares), un dos por ciento más que el año pasado. (Sputnik)

zzz/jr/dcl

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.