Se perdieron unos 730.000 puestos de trabajo por la pandemia en el Reino Unido

Un total de 730.000 puestos de trabajo se perdieron en el Reino Unido entre marzo y julio debido a la pandemia de coronavirus, alcanzando mínimos históricos tanto en el año como en el trimestre, según cifras oficiales. (Télam)

En el último trimestre que comprende de mayo a julio, unos 220.000 trabajadores perdieron sus empleos, la mayor caída si se compara con el mismo período de la crisis financiera en 2009, de acuerdo a los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

Según el organismo, la caída del empleo en ese trimestre fue la mayor disminución si se compara con el mismo período de la crisis financiera en 2009.

La tasa de desempleo del Reino Unido se estimó en 3,9%, en gran parte sin cambios en el año y el trimestre anterior, ya que millones de trabajadores permanecen aún en el plan de licencia subsidiado por el Gobierno que paga hasta el 80% del salario.

Jonathan Athow, estadístico nacional adjunto de la ONS, dijo que el mercado laboral continúa con una caída en el empleo y una reducción significativa de las horas de trabajo, ya que muchas personas están bajo el esquema de subsidios del Estado.

Se estima que unos 7,5 millones de personas están temporalmente fuera del trabajo, bajo este esquema al que se le denomina “furlough”, de los cuales más de 3 millones estuvieron ausentes durante tres meses o más.

También hubo alrededor de 300.000 personas que dejaron de trabajar debido a la pandemia y no recibieron ningún pago en junio.

La encuesta mostró además que tanto hombres como mujeres experimentaron disminuciones en el último trimestre, siendo los trabajadores de más de 65 años, los más jóvenes, los autónomos, los trabajadores a tiempo parcial y los menos calificados, los más afectados.

Para Athow, esto es preocupante, “ya que es más difícil para estos grupos encontrar un nuevo trabajo o conseguir uno tan fácilmente como otros trabajadores”.

Sin embargo, explicó que las vacantes comenzaron a recuperarse en julio, especialmente en las pequeñas empresas y en los sectores de servicios, si bien la demanda de trabajadores sigue deprimida.

La economía británica, una de las más poderosas de Europa, se paralizó en gran parte a fines de marzo cuando el primer ministro Boris Johnson impuso un confinamiento en toda la población.

Los economistas temen que las cifras del desempleo aumenten cuando finalice en octubre el plan de licencias del Gobierno.

Desde restaurantes hasta minoristas, decenas de empresas del Reino Unido ya están planificando recortes de empleo con 140.000 despidos que fueron anunciados solo en junio.

El sector servicios, turismo, el aéreo y el de entretenimiento fueron los más afectados, junto al del retail.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.