Senador Girardi: “Que el agua sea privada agrava la crisis hídrica”

Tras participar en la Primera Mesa Nacional del Agua, convocada por el Presidente Piñera para enfrentar “el terremoto silencioso que nos afecta”, el senador Girardi planteó que “ser el único país del mundo donde el agua es privada daña la posibilidad de resolver estos problemas”.

El senador Guido Girardi, presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, participó este miércoles en la Primera Mesa Nacional del Agua convocada por el Presidente Sebastián Piñera para “unir fuerzas y enfrentar en buena forma este terremoto silencioso”.

La instancia está conformada por ministros, parlamentarios, científicos, académicos, dirigentes gremiales, vecinales y de agua potable rural que se reunirán todos los lunes a las 6 de la tarde y en 60 días emitirán un informe que “precise el diagnóstico e ilumine las soluciones”, señaló el Mandatario.

Al término del encuentro el senador Guido Girardi afirmó que “agradezco y valoró que el Presidente constituya esta mesa. Hay diferencias legítimas, pero debemos ponernos al servicio de un proyecto mayor y creo que Chile no puede ser el único país del mundo donde el agua es propiedad privada porque eso daña la posibilidad de resolver la gestión del recurso hídrico”.

El parlamentario afirmó que “planteamos que darle al agua calidad de bien nacional de uso público no es quitarle el agua a nadie, podrán seguir teniendo una concesión pero serán sujetos de regulaciones. Por ejemplo, en una zona de escasez hídrica, se podría priorizar el uso del recurso para consumo humano y saneamiento básico y después para regar plantaciones de palta que consumen 2 mil mm de agua por hectárea”.

Agrego que “hoy eso no se puede hacer y la población se abastece a través de camiones aljibes que el Estado debe comprarle a quienes, durante la dictadura de Pinochet, de manera gratuita, recibieron esos derechos y tampoco se les puede caducar a quienes no usan el recurso sino que especulan con él”.

Sentido común y coherencia

El senador también planteó que la actual institucionalidad del agua “es débil, anacrónica y obsoleta. No basta con parchar la Dirección General de Aguas (DGA) hay que tener un ministerio y subsecretaria del agua con todos los recursos necesarios. Es fundamental tener una política de agua y que la ciencia haga un balance de las cuencas para elaborar estrategias adaptativas que entiendan que estos procesos van a ser aceleradísimos y habrá que estar continuamente haciendo cambios”.

Y añadió que “estamos totalmente atrasados, pero hace 10 años nadie sospechaba que en la zona central el caudal de los ríos disminuiría en un 90%, o que se cultivarían viñas y chirimoyas en la Patagonia. En una década Chile y el mundo cambiaron”.

El legislador PPD dijo que también le pidió al Presidente “aplicar sentido común e impulsar medidas obvias: hay que hacer embalses, pero cuestan millones y tardarán 15 años, es más barato y rápido rellenar los acuíferos naturales que hoy están vacíos. Para eso hay que proteger la zona de quebradas, impedir la deforestación, evitar que saquen la tierra de hoja para que la lluvia se pueda infiltrar”.

Y solicitó “coherencia entre su crítica a los negacionistas y climasépticos con las medidas de su gobierno: los glaciares son la reserva de agua futura, pero los ministros de Economía y Minería se esfuerzan por echar abajo la ley que busca protegerlos. También envían al Congreso proyectos de pro inversión que desregulan el medio ambiente y externalizan la fiscalización”.

Finalizó señalando que “estamos dispuestos a colaborar porque este problema no lo resuelve ni el Gobierno ni la oposición por separado, también hay que incorporar al mundo científico y a la sociedad y debe ser transversal, porque esta situación es gravísima… mucho más que los sismos del pasado”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.