Starbucks suspende contrato laboral al 90 por ciento de sus trabajadores

Así lo denunció ayer el sindicato que reúne a los que laboran en la franquicia.

El Sindicato Starbucks por medio de sus redes sociales denunció ayer la suspensión del contrato laboral del 90 por ciento de los trabajadores de la franquicia, luego de que su empleador se acogiera a la “nueva ley de protección al empleo”, que recientemente fue promulgada por el Presidente Sebastián Piñera y que recién entraría en vigencia este lunes.

La decisión de “carácter arbitrario”, señalan, se habría dado a conocer a través de llamadas telefónicas y posteriormente, vía correos electrónicos donde se detalló a los empleados que la medida implica que se interrumpe “la obligación de nuestros trabajadores de prestar servicios contratados y nosotros (la compañía) como empleadores, no pagaremos remuneraciones”.

“La empresa actuó fuera del marco de la ley para evitar dialogar con el sindicato que precisamente hoy es una necesidad ante la incertidumbre que existe desde los trabajadores y sus familias”, señaló Andrés Giordano, presidente del Sindicato Starbucks, quien advierte una serie de irregularidades en la acción de la multinacional.

“Según la ley de protección al empleo la suspensión total unilateral no es aplicable, por lo que nos encontramos frente al primer abuso de una empresa a una legislación que ni siquiera está vigente. Estamos frente a una empresa que continúa operando con deliverys por un lado y que por otro suspende al 90 por ciento de sus trabajadores evitando pagar sus salarios”, agregó el dirigente.

Desde la organización sindical proyectan que el anuncio afectará aproximadamente a un 90 por ciento de los trabajadores de la compañía, cercanos en total a mil 600 personas, siendo los más afectados los llamados “partners” o “crews”, jóvenes que reciben remuneraciones cercanas o iguales al sueldo mínimo.

El controlador de la empresa dedicada a la venta de café es el Grupo Alsea, de origen mexicano, y que además en Chile tiene la concesión de Burger King, PF Chang’s y Chili’s, a quienes también se les aplicarán las mismas medidas. Para Kelly Cerda, trabajadora de Burger King e integrante del Sindicato Interempresas de la Comida Rápida, es urgente el diálogo con los trabajadores para resolver la crisis.

“Creemos que la decisión del grupo Alsea es de carácter arbitrario. Agotaremos todas las instancias que sean necesarias y super vigilaremos todas las medidas de la empresa. No todo gira en torno a sus utilidades, los trabajadores también deben ser escuchados”, indicó Cerda.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.