Subsecretaria Martorell enfrenta querella por posible corrupción tras licitación de cámaras corporales de Carabineros

La empresa de seguridad informática Pegasus, se querelló contra la subsecretaria de Prevención del Delito por la licitación que se adjudicó la empresa Motorola por más de $378 millones para la compra de 300 cámaras corporales para Carabineros.

Según informa hoy radio Bío Bío, la empresa Pegasus, uno de los oferentes excluidos de la licitación, interpuso en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago una querella contra Martorell y los cinco miembros de la comisión evaluadora por prevaricación administrativa, fraude al fisco y falsificación de instrumento público. El libelo ya fue admitido a tramitación y enviado a la Fiscalía Centro Norte.

La firma, representante de la multinacional Hytera, acusó que hubo un “verdadero entramado criminal” de falsificaciones, prevaricación y fraude al fisco en la entidad, con el único fin de favorecer a Motorola.

A juicio de los querellantes las captadoras de imágenes vendidas por la multinacional, poseen solo “pre grabado”, en circunstancias que las bases de licitación establecían, además de este último requisito, el “post grabado”. Luego, aparecieron dos PDF’s creados con posterioridad a la revisión de la propuesta donde se establecía que las cámaras sí contaban con “pre y post grabado”.

La misma empresa Pegasus presentó un recurso de reclamación a Martorell el 16 de marzo, argumentando anomalías en la adjudicación, ya que su propuesta era $131 millones más barata que Motorola. Y que por cierto cumplía con todos los requisitos, agregó en la presentación.

La respuesta de la subsecretaria, el pasado 28 de abril, fue rechazar las alegaciones formuladas por la firma y aseguró que las cámaras contaban con pre y post grabado.

“Tengo la absoluta certeza de que aquí no ha existido la intención de defraudar. Confío plenamente en los funcionarios que han trabajado en esta licitación. Confío también en las decisiones que se han adoptado porque para mí la probidad es clave”, aseguró la subsecretaria Martorell.

“Me parece indignante. Nunca he tenido ningún acto cercano a la corrupción. La probidad es parte de la forma en cómo he desarrollado mi función pública, siempre. Estoy evaluando acciones criminales y también civiles, porque el daño a la honra que se está haciendo a las personas que trabajan en la Subsecretaría de Prevención del Delito y a mí, no las voy tolerar porque no tienen ningún tipo de asidero”, concluyó la autoridad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.