TV alemana acusa a Hernán Larraín por la falta de avances en causas de DDHH de Colonia Dignidad

El reportaje de la Deutsche Welle (DW) es un nuevo misil contra la credibilidad del gobierno de Piñera en la materia

Un reportaje en español de Deutsche Welle (DW), emisora alemana de gran prestigio y con miles de seguidores en todo el mundo, acusó hoy al ministro de Justicia y DDHH, Hernán Larraín Fernández, de ser el responsable que las investigaciones sobre los delitos cometidos por la ex Colonia Dignidad, no avancen.

“Colonia Dignidad: un oscuro capítulo de la historia” se tituló el reportaje que se centra en la figura de Larraín, conocido defensor del enclave alemán en los 70, 80 y 90, incluso cuando era senador firmó una carta de apoyo y pidió que el gobierno de la época cesara lo que llamaron “persecución” a los colonos.

En Dignidad, además de graves violaciones a los DDHH en dictadura, sus máximos jerarcas participaron o ampararon actos de pedofilia de su líder, el ya fallecido Paul Schaeffer, quien estuvo varios años prófugo de la justicia chilena y murió en la cárcel.

“Una secta de alemanes en Chile colaboró estrechamente con el régimen pinochetista. Cometió abusos sexuales contra niños y asesinó opositores. Aunque las víctimas no dejan de reclamar justicia, la investigación no avanza”, señalan los autores del reportaje. Y luego se preguntan:“¿Por qué no avanza la investigación en Chile?”. La respuesta es que “el ministro de Justicia, Hernán Larraín, es el responsable político en Chile“.

“Durante mucho tiempo (el ministro Larraín) fue partidario de la secta. En los años 90 firmó una carta sobre la Colonia, en la que, junto con personalidades del mundo civil y empresarial, expresaba su aprecio por el trabajo de la organización”, aseguró el medio alemán.

Uno de los entrevistados en el trabajo de la DW, el politólogo Jahn Stehle, que ha realizado “una intensiva investigación” sobre el enclave ubicado en Parral, sostiene que “ve al ministro como un obstáculo para el esclarecimiento de los hechos”.

“En mi opinión, es muy importante para Larraín mantener este asunto con la mayor discreción posible y no hablar de él en público. Me gustaría ver un mayor compromiso del Ministerio de Relaciones Exteriores y del gobierno alemán para dejárselo claro a Chile. Es una cuestión en la que se necesita una política proactiva de derechos humanos que no veo en este momento”, puntualizó Stehle.

Larraín, que tras el triunfo de PIñera aspiraba a liderar la Cancillería, cuestión que no pudo ser justamente por su apoyo a la Colonia Dignidad, no quiso dar una entrevista a la TV alemana y tampoco se ha querido referir al tema en Chile.

En 2013, al cumplirse los 40 años del golpe y en medio de la solicitud de que los partidarios de la dictadura pidieran perdón, Hernán Larraín fue muy ambiguo: “Si ayuda pedir perdón, también libera saber perdonar. Por eso, ¿por qué no dar un paso personal en lugar de esperar que otros hagan lo que uno quiere oír? Algo simple y transparente como: yo pido perdón por lo que haya hecho o por omitir lo que debía hacer. Pido perdón por no haber colaborado de modo suficiente a la reconciliación en mi trabajo. Y también pido perdón por no haber sabido perdonar a quienes me han ofendido y se han acercado en señal de reencuentro. Desde ya, hoy lo hago en mi nombre: pido perdón. Esta es mi voz para la reconciliación. Pero es necesario oír la de todos”.

Al hoy ministro de Justicia y DDHH, además, se lo vinculó en el pasado con la razzia contra opositores a la dictadura en la Universidad Católica.

Así fue la razzia UDI en la Universidad Católica tras el golpe de 1973

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.