¡Malditas cifras!

Francisco Martorell“Si la Casen sirve para medir el impacto de los programas sociales habría que preguntarse, entonces, porque los miles de jardines infantiles que se abrieron entre 2006 y 2009 no atacaron directamente al sector más vulnerable”

Escribe Francisco Martorell

Hace tiempo que la Educación es tema.

Existe la idea generalizada que en Chile es de mala calidad y los responsables, cada tanto, varían.

En lo que no hay coincidencia, tras el diagnostico, es en la receta. Entonces, aparece el problema. Y las cifras, dadas en los últimos días, parecen advertirnos que el tiempo avanza inexorablemente en contra nuestra.

El ministro de Educación, como los anteriores, ha dicho luego de reunirse con algunos estudiantes que él quiere educación pública, gratuita y de calidad. Es más, que trabajará las 24 horas del día en esa dirección.

Palabras más o quizá menos, salieron de la boca de sus antecesores en el cargo. Por eso, la afirmación de Joaquín Lavín, debe contar con el respaldo de un porcentaje mayoritario de la población, el mismo que aborrecía de las micros amarillas, que quería mayor protección social o que anhelaba que el país contara con una ley de divorcio.

Entonces ministro, hágalo. Vaya rápido en esa dirección. Pero diga claramente cómo lo hará. Porque así, en bronce, suena a frase hueca.

Para analizar los resultados de la encuesta Casen, tomamos una minuta (esta sí es reconocida por sus autores y fue hecha para ser divulgada) del grupo que nació de una columna de Mario Waissbluth en la revista Qué Pasa: Educación 2020. En ella, junto con señalar que los datos “muestran un panorama que todos conocemos” y es que en Chile “las desigualdades educacionales perpetuán y alimentan las desigualdades económicas” dice que el estudio que midió a los chilenos en el 2009 “revela que las diferencias comienzan en la educación preescolar”. Y aquí lo perturbador y alarmante: “las futuras generaciones de nuestro país ya vienen con una desigualdad educativa”, asegura. Las cifras, según la minuta, muestran que “entre el 2006 y el 2009, la cobertura en educación preescolar para el 20 por ciento más rico aumentó de un 47,4 a un 52,6 por ciento y se mantuvo en un 32,3 por ciento para el quintil de menores ingresos”.

Si el estudio Casen sirve para medir el impacto de los programas sociales habría que preguntarse, entonces, porque los miles de jardines infantiles que se abrieron en ese periodo no atacaron directamente al sector más vulnerable de la población. Máxime que, como asegura la minuta “la educación parvularia hace una diferencia crítica a lo largo de la vida, está demostrado que asistir a la educación preescolar tiene un impacto significativo en el desarrollo del lenguaje, el éxito económico y las habilidades cognitivas, y sociales”.

Otro punto que aborda Educación 2020 es que no resulta bueno ni adecuado, menos recomendable, celebrar que “desde 1990 existe un alza sostenido de los años de escolaridad de la población” porque ellos no sirven de nada si no son de calidad. Ampliar la cobertura y aumentar los años, otro logro de los gobiernos anteriores, debió ser postergado. “No sacamos nada con tener a los niños estudiando más tiempo si esto no logran aprender los contenidos esenciales”, dicen. Suena irrefutable. Y la minuta nos da otra bofetada: “recordemos los datos de SIALS ‘más del 90 por ciento de los profesionales de Chile no comprende lo que lee’ y estos son los que tienen más años de escolaridad”.

Y la minuta, suma y sigue: dice que las becas para universidades son más que para estudios técnico profesional, cerrando el acceso a estos de miles de jóvenes de menores recursos que deben estudiar carreras cortas para ayudar en su hogar.

En fin, la Casen nos abre los ojos en Educación, dice que se debe poner el acento en la calidad y que para eso el ministro Lavín no necesita trabajar 24 horas al día porque, como en la escolaridad, lo importante son los contenidos, las ideas y las buenas recetas.

11 Comentarios
  1. silvana olivera dice

    buena reflexion pero en papel no sirve la pregunta cuando ..?y como lo van a poner en practica..?…porque la educacion es el bastion mas importante y el equilibro social de nuestra patria …!!

  2. Juan Alberto dice

    … nunca me senti mas interpretado en un comentario, le apoyo

  3. Miguel Feuereisen dice

    Interesante artículo, felicitaciones a su autor por la crítica a nuestra sociedad, y así, darnos la oportunidad de caer seducidos nuevamente en la reincidencia a la contradicción de opinar en un mundo de indiferencias asumidas.
    Por desgracia y aquí uno de los factores fundamentales, una crítica ausente en los actores mediáticos y de fácil digestión para nuestro querido pueblo.
    ¿Cómo hacer responsable entonces a la comunidad, víctima de un sistema educativo de carencias, para que sean ellos los menos indolentes?
    El placebo del espíritu desinformativo de masas, con inversión en intereses creados nos bombardean sin tregua día a día impregnándonos del anticuerpo de la sobrevaloración, buscando el subterfugio de vaso medio lleno ante todos los platos vacíos, confundiendo la tecnocracia por la cultura… ¿Eufemismo de laxos pretextos o concertada estrategia ante la indolencia de masas? y esta; el resultado de la castración educacional en sus posibilidades de cuestionamiento.
    Somos cómplices. Las respuestas, las directrices no pueden nacer del pueblo carente de capacidad de decisión, ignorante a la matriz de factores y variables de nuestra compleja aldea global. Las soluciones deben nacer de la responsabilidad colectiva, así la posibilidad muta a la probabilidad de solucionar el cáncer, que la ignorancia de los enfermos terminales ni siquiera acusa.
    El factor educacional es la esencia, germen y génesis, de la nueva cara de la esclavitud en el postmodernismo actual. Soterráneo, eficiente como nunca antes para crear cadenas inadvertidas por sus esclavos y por lo mismo; mas opresivas al desarticular la posibilidad de emancipación, aceptando per se el actual statu quo imperante.
    La forma eficiente de manejar masas no es dividiéndola como la anacrónica estrategia de uso popular, sino por el contrario, y es evidente en el Chile actual; rasándola. Homogenizando su sentir y su indiferencia, sus miedos y sus ídolos, y exacerbando una incapacidad endémica a la autocrítica, la tolerancia a la diversidad y al disentimiento.
    Así tenemos una sociedad castrada que es inoperante en el debate y la discusión, ya que no ha gozado del training que toda sociedad culta capitaliza en confrontar ideas diferentes, y aceptar convivir con la diversidad de pensamiento como hito enriquecedor.

  4. mauricio dice

    un mayor nivel de educación no te asegura nada, es una frase aprendida, con poco sustento, despues de educar a toda la población , nos daremos cuenta que no era la solucion, necesitaremos gente para hacer los trabajos mas basicos pues nuestros educados y queridos compatriotas simplemente no los haran…

  5. JP dice

    Francisco,
    ¿Y qué estás haciendo tú por la educación?, o ¿sólo crítica sin acción?

  6. María Laura Pellegrini dice

    JP: acaso la revista El Periodista no es una buena acción…?

  7. Pedro Andrade G dice

    ¿Por qué Martorell no está en la TV o la radio? Necesitamos gente así en los medios masivos… Felicitaciones.

  8. Gonzalo Chavez dice

    Lavín es responsable junto con los chicago de la peor decisión que algún país ha tomado en educación, al considerarla una mercancía más que se vende en el mercado. Hoy, los anuncios de Lavín son cuestiones aisladas, de alcances no solo limitados sino que una verdaera incognita acerca de sus resultados. PPero el fondo no se ataca y no podía ser de otra manera, Lavín ha lucrado y lucra con la educación, esa es la filosofía de su “Revolución Silenciosa”, libertad de elegir. Lo que nunca dijerón es que esa libertad no es tal cuando no se tiene recursos.
    Estos serán los peores 4 años en la educación desde la epoca de la Dictadura, no se avanzará un apice en Educación, la ausencia de proyectos de ley en esta materia ya es un hecho a casi 6 meses de mal instalado el Gobierno.
    La educación básica y media pública (municipal) ya es gratuita, así debe ser también la educación pública estatal superior, terminar con la municipalización y el Estado hacerse cargo de su responsabilidad directamente y no subsidiariamente como lo quiere el economista Lavín.

  9. francisco pulgar castro dice

    Mientras el alumno siga siendo cliente,en esta educación de mercado a las instituciones que prestan el servicio les es muy complicado compatibilizar, exigencia academica (calidad) con retencion pues nadie quire perder las luquitas de la subvencion, financiamoento compartido o arancel en la educación superior, lo que se suma al ahorro que este medio de financiamiento le significa al estado

  10. dionisio dice

    ¿Cómo se puede educar a un chiquillo que nació en un mundo consumista, que solamente desea tener el mejor celular, mp3, pc, zapatillas, etc., que la tv le muestra?
    ¿Cómo se va a educar a un chiquillo que la madre lo dejó a los pocos días de nacer en una sala cuna, luego en un jardín infantil, después en el pre pre kinder y así sucesivamente y no conoció a su mamá?

    Si la falla está en las casas, en los padres ausentes, en la falta de valores y cariño, ¿Cómo lo va arreglar una ley?
    dionisio

  11. luis dice

    Todavía está prohibido a los profesores que sus alumnos queden repitiendo??
    Los colegios privados pueden seleccionar a sus alumnos y los municipales no??
    A los municipios llega el 100% de los recursos que requiere la educación pública??
    Los cursos siguen siendo de 45 alumnos??
    Hay sostenedores de colegios de sectores muy vulnerables que ni se aparecen por sus colegios y no tienen idea de qué hacen sus profesores….menos lo que hacen sus alumnos??
    En mi humilde oipinión no da igual un alumno que llega a enfrentar la PSU con la satisfacción, tranquilidad y visión de futuro que le entrega una familia que no tiene que luchar diarimaente por su consumo de proteínas que otro que llega con el horizonte nublado con la desazón de no saber cómo él y su familia enfrentará una posible vida universitaria o educación superior.
    El estado no debe ni puede soslayar su función de fiscalización, pero eficiente fiscalización.
    Bueno….por ahí a lo mejor se vislumbra algo el problema de equidad y calidad en la educación

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.