Corea del Sur advirtió que responderá con fuerza en caso de un ataque

Lo ordenó la presidenta surcoreana Park Geun-hye, quien le reclamó al Ejército no tener en cuenta “consideraciones políticas” a la hora de defenderse de un posible ataque de Corea del Norte. Crece el enfrentamiento verbal con Pyongyang.

Por INFOnews

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, ordenó “responder con fuerza” a un eventual ataque de Corea del Norte, que el sábado anunció “estado de guerra” con su país. En tanto, trabajadores del sur asisten normalmente al complejo de Kaesong, la base industrial conjunta ubicada en territorio norcoreano.

“Si se produce cualquier provocación contra nuestros ciudadanos y nuestro país, debemos responder con fuerza en la etapa inicial, sin tener en cuenta consideraciones políticas”, aseguró Park en una reunión con el ministro de Defensa del país, Kim Kwan-jin.

“La razón de ser de las Fuerzas Armadas es proteger al país y al pueblo de las amenazas”, argumentó la presidenta, que afronta una de las mayores crisis entre ambos países apenas un mes después de asumir.

Park Geun-hye, primera mujer en alcanzar la presidencia de Corea del Sur, ya advirtió en ocasiones anteriores que responderá con dureza a hipotéticos ataques del Norte, aunque al mismo tiempo mantiene la postura de mejorar las relaciones con el país vecino e incluso prestarle ayuda humanitaria.

Mientras tanto, trabajadores y vehículos surcoreanos con cargamento cruzaron hoy sin incidentes la frontera para acceder al complejo de Kaesong, en territorio norcoreano, a pesar de la reciente amenaza del régimen de Kim Jong-un de cerrar esta zona industrial conjunta.

Corea del Norte aprobó a primera hora del día el paso a través de la frontera tanto del personal como de la carga provenientes del Sur, en una notificación recibida por el comité de dirección del complejo industrial, informó el Ministerio de Unificación de Seúl.

Corea del Norte dio su aprobación al paso a través de la zona desmilitarizada -la fortificada frontera que divide a las dos Coreas- a un primer grupo de 352 surcoreanos. Hoy se espera que unas 853 personas accedan a Kaesong y 355 crucen la frontera de vuelta al Sur, cifras que se corresponden con las de una jornada laboral normal.

El sábado Corea del Norte amenazó con cerrar el complejo industrial de Kaesong si Seúl sigue “insultando seriamente la dignidad” del país, en una advertencia que llegó escasas horas después de que el régimen anunciara haber entrado en “estado de guerra” con el Sur.

Antes, el régimen de Kim Jong-un cortó la línea telefónica militar con el Sur, última vía directa de contacto entre Seúl y Pyongyang que servía para comunicar los pasos fronterizos de los empleados de Kaesong, lo que hizo temer un bloqueo de las actividades del polígono industrial.

Sin embargo, los controles de acceso pasaron desde ese mismo día a realizarse a través de la línea telefónica del comité de dirección del complejo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.