Polémica en Hungría por monumento que “falsifica la historia”

Budapest MonumentoLa veneración por parte de grupos de extrema derecha del Almirante Miclós Horthy, líder del régimen fascista pro-nazi que gobernó Hungría tras la disolución del imperio austro-húngaro después de la Primera Guerra Mundial, ha aumentado en los últimos años.

Por José F. Higuera (En Budapest)

Una estatua representando una muy falsificada versión de la historia húngara fue levantada hace una semana en la Plaza de la Libertad en el centro de esta capital, por ordenes del gobierno nacionalista de Derecha que encabeza el Primer Ministro Viktor Orban.

La estatua fue instalada durante la noche y en fin de semana, bajo fuerte protección policial, que antes expulsó a activistas que habían bloqueado su instalación durante meses.

El monumento atrajo desde el día siguiente la atención de numerosos grupos críticos al revisionismo histórico de las autoridades, que la han hecho blanco del lanzamiento de miles de huevos y la instalación de lienzos que la describen como “Falsificación de la Historia”.

La estatua, que representa al Arcángel Gabriel descendiendo sobre una Alemania nazi representada por una águila imperial prusiana, pretende mostrar a Hungría como uno de los adalides de la lucha contra el Nazismo. Sin embargo, la verdad es que el gobierno de la época fue un completo aliado y cómplice de la Alemania conducida por Adolfo Hitler, deteniendo y deportando a 437 mil judíos húngaros hacia campos de concentración y exterminio.

La veneración por parte de grupos de extrema derecha del Almirante Miclós Horthy, líder del régimen fascista pro-nazi que gobernó Hungría tras la disolución del imperio austro-húngaro después de la Primera Guerra Mundial, ha aumentado en los últimos años. Horthy fue el principal responsable de las deportaciones de judíos desde Hungría durante la guerra.

Horthy fue un claro aliado y colaborador de Hitler, hasta Octubre de 1944, cuando ante la evidencia de que Alemania estaba condenada a la derrota, intento negociar un cambio de bando con la Unión Soviética.

Las negociaciones fallaron, porque Moscú no confiaba en el líder húngaro ni consideraba necesaria una alianza. Enterado del intento, Hitler ordenó la detención de Horthy por la Gestapo alemana y su trasladó a Munich, mientras un gobierno títere nazi era instalado en su lugar.

Horthy no fue juzgado por sus crímenes al término de la guerra, y pudo trasladarse a Portugal, donde residió en Estoril hasta su muerte en 1957.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.