Policía brasileña solicita traslado del expresidente Lula a “cárcel adecuada”

La Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, en el estado brasileño de Paraná (sur), pidió este martes a la Justicia que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), preso desde el 7 de abril en sus dependencias, sea trasladado a otra cárcel.

En un documento “urgente” dirigido a la jueza que se encarga de la ejecución de la pena, Carolina Lebbos, la policía pide el traslado del líder político a “un establecimiento carcelario adecuado para el cumplimiento de la pena impuesta”, informó el diario Folha de São Paulo.

Los policías se quejan de que la presencia de Lula en la Superintendencia alteró la rutina de trabajo y aumentó los gastos, en una perspectiva de “aproximadamente 300.000 reales (86.400 dólares)” para pagar horas extras de algunos agentes y el desplazamiento de policías de otras regiones para reforzar el esquema de seguridad.

Asimismo aseguran que las dependencias en las que se encuentra Lula, una sala con un baño privado, escritorio y televisión, son “limitadas” y no se destinan a la ejecución de penas o la permanencia regular de presos, ya que tienen naturaleza de “tránsito”, por lo que debe tratarse de algo provisional.

La Policía Federal también afirma que en la planificación previa a la llegada de Lula la premisa “siempre fue” que el exmandatario permanecería apenas “algunos días” y también critica las reiteradas peticiones de visitas que recibe, lo que en opinión de la institución dificulta el trabajo (a pesar de que la Justicia ha negado casi todas).

La policía brasileña alerta incluso de la “posibilidad de episodios de violencia” y cita los preparativos que el Partido de los Trabajadores (PT), sindicatos y movimientos sociales están llevando a cabo de cara al 1 de mayo por el Día del Trabajador, cuando pretenden realizar un acto central en Curitiba que podría reunir a más de 50.000 personas.

El expresidente brasileño fue condenado a 12 años y un mes de cárcel en segunda instancia por presuntos delitos de corrupción y blanqueo de dinero.

Desde que ingresó en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba cientos de simpatizantes permanecen acampados en las cercanías pidiendo su inmediata puesta en libertad. (Sputnik)

zzz/jr/mg

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.