Se toman de nuevo Instituto Nacional mientras Zalaquett define acciones a seguir frente a protestas estudiantiles

Desde este lunes, diversos planteles escolares han sido “tomados” por sus alumnos exigiendo demandas comunes. El escenario se presenta bastante complejo, considerando que el primer día de toma el Barros Borgoño fue desalojado y sus alumnos acusados de actos vandálicos por parte del alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, quien cuenta con el apoyo del ministro Lavín para seguir desalojando establecimientos si fuera necesario. Dicho y hecho: Hoy fue desalojado un intento de toma en el Instituto Nacional, y a las pocas horas los alumnos se volvieron a apoderar del recinto.

La ola de “tomas” de establecimientos de educación media tiene nuevos adherentes: el Instituto Nacional y el Liceo Darío Salas. En el caso del primero, un grupo de alumnos ingresó al recinto en horas de la madrugada, pero su intento de toma fue frustrado en la mañana por fuerzas policiales, que desalojaron el colegio, dejando un saldo de 7 detenidos. Esta acción fue perpetrada por un grupo pequeño de alumnos los cuales, según el rector, Jorge Toro, no tenían el apoyo del Centro de Alumnos. Sin embargo, bastó que se iniciaran las clases y, luego de una “jornada reflexiva”, el propio Centro de Alumnos –con el apoyo de un 73% de los asistentes- dio el vamos a la toma del establecimiento, la cual aún no tiene una duración definida.

En el caso del Liceo Darío Salas, un grupo de 80 estudiantes ingresó durante la madrugada con el fin de tomarse el recinto, pero poco después aceptaron desalojarlo. Hasta ahora, se mantienen en una “toma cultural” pacífica.

La mayoría de los colegios involucrados se encuentran en la comuna de Santiago, por lo que este tema se ha transformado en un verdadero dolor de cabeza para el alcade Pablo Zalaquett. El edil se reunió hoy con rectores y directores de los “liceos emblemáticos” para discutir y definir las acciones futuras. Se estableció que los recintos que están tomados en este momento no serán desalojados, por el riesgo humano que implicaría esta medida (por la cantidad de alumnos que hay dentro), pero siempre y cuando no se produzcan disturbios.

Miércoles 8 de junio

Esta mañana, el Liceo Confederación Suiza de Santiago Centro –uno de los llamados “emblemáticos”- amaneció tomado por un grupo de alumnos que aseguran plegarse a las demandas de otros centros estudiantiles que han expresado sus inquietudes durante esta semana. Se trata del Liceo Amunátegui (que llegó a un acuerdo con el alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, deponiendo su toma), el Barros Borgoño (que fue desalojado el pasado lunes por Carabineros, con un saldo de 70 detenidos), el Instituto Nacional Barros Arana (INBA), el Benjamín Franklin de Maipú y el Liceo de Aplicación (que se mantiene en una “toma cultural”).

Esto –escolares protestando y una serie de demandas comunes- recuerda inevitablemente a la llamada “Revolución Pingüina”. ¿Cuáles son las demandas actuales? Gratuidad del pase escolar los 365 días del año en todo Chile, educación laica y de excelencia, mejoras en la infraestructura en colegios técnicos, más salud y mejor alimentación en el sistema y reparación de los establecimientos afectados por el terremoto de 2010. Cabe destacar que cada liceo ha tomado la decisión de plegarse al paro de manera autónoma.

Sin embargo, nos encontramos con que el panorama en Educación es bastante más intrincado. Por un lado tenemos el movimiento de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), que durante mayo convocó a manifestaciones con una convocatoria bastante amplia, exigiendo mejoras al sistema de Educación Superior, en especial en el acceso y permanencia de los jóvenes de menores recursos, generando un debate en torno al lucro en la educación. También tenemos la situación particular de los alumnos de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), quienes han expresado su descontento con el retraso en su acreditación producto de un reportaje del programa “Esto no tiene nombre” de TVN. Esta inquietud fue la causante de que ayer martes, en el Centro Cultural Gabriela Mistral, irrumpieran en una charla que daba el ministro de la cartera, Joaquín Lavín, increpándolo fuertemente y llegando a intentos de agresión física, según se informó. Por último, tenemos que el Colegio de Profesores convocó a un Paro Nacional para el 16 de junio.

De vuelta al tema de las tomas escolares, el propio Lavín mostró su apoyo al acalde Zalaquett, en entrevista con TVN este miércoles. “Quiero hacer un llamado al alcalde de Santiago… hay que enfrentar esto con fuerza y unidad, si hay que ordenar los desalojos, que ordene los desalojos”, dijo el ministro, quien además consideró que “no es tolerable que una minoría impida a la mayoría su derecho a hacer clases”. Y Zalaquett, en declaraciones a ADN Radio, dijo que los directores de los establecimientos tomados “van a tener todo mi apoyo cuando estimen -en virtud de su investigación- que deban sancionar o expulsar a algún alumno”.  

El ministro Lavín se mostró muy molesto al tener que desembolsar 50 millones de pesos para reparar los destrozos producidos en el liceo Barros Borgoño luego de la toma del lunes.

Este miércoles es la tercera jornada de protestas escolares, y el escenario se sigue tensionando en el ámbito educacional. Se está a la espera del desarrollo de los acontecimientos en torno a las tomas de liceos emblemáticos, en especial de las reuniones que podría sostener Zalaquett con los estudiantes, para intentar llegar a un acuerdo.

(C.A.R.)

1 comentario
  1. daniela dice

    quiero hacer una consulta: ¿es factible que un director de un liceo tome medidas de represalias frente a los alumnos de una toma?, siendo k ellos no cometieron ni un destrozo, es mas cuidaron y asearon su liceo.
    Amenazas como:
    -tomar todas las pruebas en un solo dia
    -cancelacion de matricula
    -acciones legales
    por fa necesito pronta respuesta

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.