Librería Qué Leo (Ñuñoa) anunció por twitter que devolverá a la editorial libros de Fernando Villegas

TuitLa sucursal de Qué Leo respondió así a los dichos del panelista de Tolerancia 0 en la entrevista que realizó el programa de Chilevisión a Carmen Gloria Quintana, quemada junto a Rodrigo Rojas Denegri por una patrulla militar en 1986.

Una airada reacción se produjo en las redes sociales luego que el panelista de Tolerencia 0, Fernando Villegas, dijera en el programa donde daba su testimonio Carmen Gloria Quintana que “yo te diría que pasó la vieja no más, hoy el país está en otra”, refiriéndose a la nula posibilidad de lograr justicia y reparación en el llamado caso Quemados.

Las críticas al comunicador no tardaron en llegar y continuaron hoy. La librería Qué Leo de Ñuñoa, por ejemplo, anunció en su cuenta de Twitter que no venderá más libros de Villegas y que los devolverá a sus respectivas editoriales.

Este es un acto de protesta democrática hacia una opinión como la suya que ampara la impunidad. Seguir vendiendo sus libros es, de alguna manera indirecta, seguir divulgando sus ideas y no queremos ser cómplices de eso. Esta decisión es de plazo indefinido, así que tampoco recibiremos los próximos libros que escriba o en los que participe. Les rogamos a nuestros clientes que comprendan nuestra opción, respetamos a todos quienes sigan vendiendo sus libros y muchas gracias por su preferencia“, expresó la librería del guionista y crítico de cine, Gonzalo Maza, dueño del local ubicado en Simón Bolívar 4800 (Ñuñoa).

Tuit

Maza aclaró que la decisión era personal, que no involucraba a otros locales de la cadena y que lo hacía para protestar paficicamente por lo ocurrido en Tolerancia 0. “Si más librerías se sumaran, yo sería el primero en empezar a vender de nuevo sus libros. No creo en la censura”, explicó.

La medida, respaldada por unos y muy criticada por otros, encontró un fuerte detractor, el periodista y escritor mapuche, Pedro Cayuqueo, quien pidió públicamente a Maza en su cuenta de twitter que si tenía libros suyos en el local, también los sacara. “No me dan ganas de estar en esa libreria”, escribió.

1 comentario
  1. Christian dice

    Eso justamente es no ser democráticos .si alguien opina y al otro no le gusta lo prohíbe.eso se llama ser cabron..

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.