Unión, generosidad y regiones

fco-chahuan“Tenemos que ser capaces de mirar con altura y actuar con generosidad, pero sin pasar a llevar el espíritu regionalista y descentralizador que debe seguir animándonos, más cuando una de las peores evidencias que dejó el desastre del 27 de febrero fue el centralismo que ahoga al país”

Escribe Francisco Chahuán / Senador

Entre las diversas decisiones difíciles, pero necesarias, que se han debido tomar para llevar a cabo el plan de reconstrucción post terremoto, se ha contado la redistribución del presupuesto del Fondo Nacional de Desarrollo Regional. Ésta, que busca salir en ayuda de las zonas más afectadas por el desastre, ha generado rechazo en virtud del legítimo temor de que alguno de nuestros proyectos más emblemáticos pudiera ser postergado.

Es por ello que, independientemente de los emplazamientos a revertir la medida, lo que debemos hacer es unirnos para, sin dejar de actuar solidariamente, minimizar sus eventuales efectos negativos.

En ese contexto, parlamentarios, alcaldes, el Intendente y Gobernador de Valparaíso, hemos constituido un equipo para defender nuestro presupuesto regional y dar más énfasis a la ofensiva iniciada ante el Subsecretario del Interior y la Subsecretaría de Desarrollo Regional, orientada a que determinemos conjuntamente qué iniciativas podrían verse postergadas. No es bueno que se paralicen las que llevan mucho tiempo esperando concretarse, pero sobre todo tenemos que lograr que este tipo de acciones no se resuelvan en Santiago, sino en las propias Regiones y en el marco de un diálogo amplio, fecundo y con sello local. Esa impronta, por cierto, también debe extenderse al debate en torno a la reconstrucción que tendrá lugar en el Congreso, el que requerirá de generosidad y voluntad de todos los sectores.

De cualquier manera, tenemos la tranquilidad de que los recursos que se trasladan desde Valparaíso al Fondo de Reconstrucción, volverán a nuestra Región de acuerdo a la magnitud de sus daños y prioridades.

La situación por la que estamos atravesando sigue siendo especialmente delicada, dolorosa y urgente. Por lo mismo, tenemos que ser capaces de mirar con altura y actuar con generosidad, pero sin pasar a llevar el espíritu regionalista y descentralizador que debe seguir animándonos, más cuando una de las peores evidencias que dejó el desastre del 27 de febrero fue el centralismo que ahoga al país. Por lo tanto, ciertamente la desgracia nos ofrece una oportunidad de corregir un escenario donde determinaciones que sólo pueden ser adoptadas a nivel local, no se resuelven porque dependen de unidades centralizadas y centralizadoras.

Se ha hablado de diversas fuentes de financiamiento de la reconstrucción. Más allá de las reasignaciones presupuestarias, del recorte general de un 5% en todo el sector público, de la utilización de recursos del Fondo de Estabilización Económico y Social (FEES), de endeudamiento externo e interno y préstamos a microempresas y Pymes, no se ha descartado un alza de impuestos, pues esta tarea requiere de todos los esfuerzos y ninguna vía se puede descartar cuando de lo que se trata es de levantar Chile.

No vamos a seguir dando cifras que cuantifiquen la desgracia. Lo que sí, urge auxiliar a las personas y sus necesidades vitales, recuperar la capacidad productiva del país -y con ello el trabajo, priorizando la conectividad- y resguardar los valores patrimoniales. A todos nos cabe un rol que cumplir en esto y cada uno de nosotros está llamado a llevarlo a cabo de la mejor manera. En esto siempre será un aporte saber valorar los esfuerzos desplegados y los aciertos, por el bien de las chilenas y chilenos que siguen sufriendo y que esperan soluciones.

1 comentario
  1. Gonzalo Chavez dice

    Senador Chahuan, junto con saludarlo, quiero preguntarle, ¿Cuándo va a hacer público lo que gastó en las elecciones y quién le aporto el dinero?
    Lo digo porque las cifras que le escuche son una broma ¿no es cierto? Ahora hagalo en serio, para conocer su formula de gastar tanto, pero tanto dinero y no quedar en la calle.
    Atte, un no olvidadizo elector.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.