Francisco Martorell: mal informados; ¿opiniones correctas? ¿Estamos haciendo bien la pega los periodistas?

¿Estamos informando bien los periodistas? ¿Son las noticias que propagamos las que verdaderamente importan? ¿Podemos mirarnos al espejo, cada día, para decirnos misión cumplida? No creo tener respuestas a estas interrogantes, pero sí un par de reflexiones para iniciar una discusión, muy necesaria, tanto fuera como dentro de nuestras redacciones.

(Are we the journalist reporting well? Are the news we spread those that really matter? Can we look in the mirror every day and tell ourselves that we’ve accomplished our mission? I don’t think I have the answers to these questions, but I do have a few thoughts to spark a very necessary discussion, both outside and inside of our newsrooms)

El periodismo vive tiempos difíciles. Los cambios tecnológicos crearon una competencia desleal que obliga a mirar de reojo las interpelaciones que surgen de las redes sociales y estas, además, han diezmado la base de sustentación económica de los medios, porque son los gigantes de la informática los que se quedan con el grueso de la torta publicitaria. Ello, entonces, resta presupuestos para las buenas coberturas y hace que la opinión (siempre más barata) sea una suerte de trinchera donde hoy se parapeta el periodismo.

(Journalism lives through difficult times. Technological advances have created unfair competition that forces us to steal glances at the interpellations that arise from social networks. These have decimated the media’s economic support base as the tech giants that keep the bulk of advertising profits. This, then, takes away from budgeting for adequate coverage and makes public opinion (always a cheaper alternative) a kind of luck trench where journalism resides today)

Surge un aserto: para opinar con fundamento se requiere estar informado.
El tema es que si estamos opinando, pero con información que proviene de medios que buscan ganar audiencia, la fuente nos podrían estar engañando, así como los sentidos a René Descartes, contaminado nuestros comentarios.

(An assertion arises: to give a well-grounded opinion, it is necessary to be informed.
The issue is that if we are sharing our opinions, based on information from media sources seeking to gain viewers, they could be deceiving us, like the senses did to René Descartes, and contaminating our comments)

Las noticias de hoy, parafraseando la duda metódica, a menudo nos conducen a error, y sería prudente no confiar en aquellos que alguna vez nos han engañado o mal informado. Y he aquí la cuestión. ¿Podemos afirmar, con certeza, que fueron más de mil los menores muertos en el Servicio Nacional de Menores o que los intoxicados de Quintero y Puchuncaví efectivamente tienen los síntomas o no será que la zona vive una situación similar a la que se creó en Salem hace 400 años? ¿Solo Bolivia usa políticamente la causa marítima? ¿Finlandia es nuestro espejo educativo? ¿Queremos que TVN sea como la BBC? ¿Bielsa es el padre del nuevo fútbol chileno?

(Today’s news, paraphrasing methodical doubt, often leads us to mistakes, and it would be prudent to not trust those who have cheated or misinformed us before. Here lies the question. Can we affirm, with certainty, that there were more than a thousand minors killed in the National Service for Minors and that the intoxicated ones in Quintero and Puchuncaví indeed had the corresponding symptoms? Or, could it be that the zone is going through a situation similar to the one created in Salem 400 years ago? Does Bolivia only use the maritime agenda politically? Is Finland our educational mirror? Do we want TVN to be like the BBC? Is Bielsa the father of the new Chilean football?)

La emoción, a veces los clichés, impiden informar acabadamente, porque lo que importa es el dato humano. Y, una vez que este se impone, resulta muy complicado borrarlo del inconsciente colectivo, más aún contradecirlo, bajo el riesgo de ser lapidado en alguna red social. Ningún periodista quiere eso. O pocos se atreven a eso.

(Emotion, sometimes the clichés, prevents fully reporting because humane information becomes what matters. Once this is imposed, it is very complicated to erase from the collective unconscious, and even more complicated to contradict – under the risk of being stoned to death on a social network. No journalist wants that. Or few dare to do that)

Una sociedad necesita de periodistas, informadores, que realicen su trabajo con independencia y valentía. Los medios de comunicación, entonces, deben ser blindados para que puedan realizar su labor y no queden a expensas, únicamente, de los intereses de algunos o del miedo al público.

(A society needs journalists, informants, who carry out their work with independence and courage. The media, then, must be shielded so that they can carry out their work without being exposed to the interests of few or the fear of the public)

¿Cómo resolver este dilema? Tampoco tengo respuesta para esto. Pero el pensamiento crítico, por ahora, se vislumbra como el camino más seguro. Algo así como reporteo bien, pienso, luego publico.

(How do we solve this dilemma? I don’t have an answer to this, either. But critical thinking, for now, is the safest path. Something along the lines of: I report well, I think, and then I publish)

 

Artículo traducido por McEnglish Services

 

 

2 Comentarios
  1. Moreno Néstor dice

    Cogito ergo sum!
    Señor Martorell, cuando un juez dictamina un peritaje, nombra al perito (cosa de cálculo en el fondo), recibe peritaje, 700 páginas, decide que este contiene errores que lo anularían, no menciona estos errores, dicta sentencia, se apela, corporativamente se confirma sentencia, afectado, ciudadano, no tiene abogado que no sea obsecuente con el sistema judicial, ergo pierde sus derechos sin que se vea el fondo. Quien, o donde , se puede fiscalizar sentencias si la apelación es sólo confirmar sin fundamentos?. Y que fue del Esrado de Derecho ?.
    Quizás ese otro poder puede cogitar u plantear la interrogante.

  2. Washington Herrera. dice

    Sr. Martorell, buena pregunta se hace, la información que se proporciona a través de los medios esta acondicionada a los intereses de quienes financian, ya sea del privado como el gobierno de turno, por lo tanto no seamos ingenuos en creer que se dará la verdad en un 100%,en estos últimos años en todo tipos de cosas, que afectan en la credibilidad y confianza de los medios y que decir de las instituciones que son los pilares de cualquier sociedad. Espero que los nuevos aires, vayan despejando el horizonte para visualizar lo que viene, tenemos cambios en todo orden de cosas y en el futuro las estructuras de la sociedades tendrán que adecuarse a los nuevos modelos y sistemas de vida. Nuestro país lo esta logrando en mejorar las condiciones de vida en todos los aspectos, así lo han destacados autoridades en diversas materias a nivel mundial, sino basta salir a recorrer Chile y los cambios se notan.
    Estimado. volver al inicio de su Art. tenga fe que la adecuación de la información en libertad, para ello habrán profesionales capaces de entregar lo mejor del ser humano en respetar los valores para que fueron preparados y la verdad aunque duela, como tantos casos que ocurren en nuestro país, como es el caso de la contaminación en Quintero, sigan adelante vuestro periodismo siempre tendrá respeto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: