Manifiestan rechazo ante eventual nominación de María Luisa Brahm como presidenta del TC

Diputados han manifestado su rechazo a la eventual nominación de María Luisa Brahm como presidenta del Tribunal Constitucional, definición que se llevará a cabo este viernes 9 de agosto.

En particular, legisladores han cuestionado el vínculo de Brahm con el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera. Esto, considerando que durante su primer mandato se desempeñó como jefa de asesores en La Moneda y, ya siendo ministra del TC, participó de reuniones políticas en las cuales se abordaron temas como la reforma al binominal, tributaria e incluso la estrategia electoral y articulación de Chile Vamos (El Mercurio, 14 de agosto de 2014: “Piñera reúne a ex colaboradores en Avanza Chile”).

De esta forma, el diputado Leonardo Soto (PS), envió una carta a Iván Aróstica, presidente del Tribunal Constitucional (TS), solicitando que el organismo transparente los fundamentos que tendrán a la hora de escoger a quién le seguirá en el cargo.

Según consignó El Mostrador, el parlamentario Soto apuntó a “un Tribunal Constitucional compuesto por personas más conocidas como activistas políticos, que nunca antes integraron un tribunal y poco saben de Constitución, es un escenario muy peligroso, más aún cuando el actual TC basa su autoridad en la fuerza de mayorías relativas y no en la razón de sus sentencias”.

Además el medio afirmó que, el diputado “pidió en la solicitud de información al TC que quien ostente el cargo de futuro presidente tenga la “debida idoneidad” y que sea demostrable en cuanto a la redacción de sentencias de alta envergadura jurídica, experiencia y conocimiento en Derecho Constitucional, publicaciones, experiencia, contribución y aportes para el desarrollo Público”.

Por su lado, Tomás Hirsch expresó que “hoy esté directamente el Gobierno y el Presidente haciendo gestiones, un verdadero lobby impúdico para instalar a María Luisa Brahm, amiga y verdadera testaferra del Presidente en el Tribunal Constitucional, nos parece que es de tremenda gravedad”.

Y agregó que “tenemos una crisis institucional muy seria; en todas las instituciones hay situaciones de irregularidad que hacen perder credibilidad por parte de la ciudadanía y esto que está sucediendo en el Tribunal Constitucional no favorece en nada a lo que necesitamos en Chile, que es fortalecer las instituciones”.

Finalmente enfatizó que “espero que haya una reflexión, que recapacite y que no se preste para esta situación tan irregular como lo es asumir la presidencia del TC”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.