Consejo de Rectores denuncia política de oídos sordos de subsecretaría de Educación Superior

Tras desestimar las diversas alternativas de solución presentadas por el CRUCH para enfrentar la difícil situación académica y financiera de sus Universidades en el contexto de la pandemia por Covid-19.

El Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH) ha considerado necesario dar a conocer a la opinión pública su desconcierto y malestar ante la postura del Ministerio de Educación, manifestada por el Subsecretario de Educación Superior, en la Comisión de Educación y Cultura del Senado, respecto a desestimar las diversas alternativas de solución presentadas por el CRUCH para enfrentar la difícil situación académica y financiera de sus Universidades en el contexto de la pandemia por Covid-19.

Desde el CRUCH, exponen que “el Consejo de Rectores, en la primera sesión de la Comisión en que se analizó esta situación, dio cuenta de los complejos impactos para sus 30 Universidades y propuso seis medidas que permitirían enfrentar esta crisis. En la ocasión se expuso que el impacto, sólo en términos de déficit financiero superará los $146 mil millones de pesos”.

Además, aseguran que “considerando la complejidad de esta situación que afecta principalmente a las instituciones públicas coadyudantes de la labor del Estado en la formación de ciudadanos y ciudadanas, llama la atención que la postura del Ministerio, en la segunda sesión de la Comisión, no reflejara un análisis en profundidad de las propuestas del CRUCH, ni abriera espacios para discutir los antecedentes de base o para buscar soluciones conjuntas”.

Uno de los aspectos más preocupantes es la propuesta del Ministerio acerca del uso de los recursos excedentes del Fondo Solidario del Crédito Universitario (FSCU), señalando que las universidades del CRUCH podrían tener acceso a los excedentes del año 2019 “pero en la medida que también puedan entregar la parte remanente de esos excedentes a un fondo solidario común, y que ese fondo esté disponible para todas las instituciones de educación superior que lo requieran, a través de créditos blandos otorgados en condiciones favorables”, subrayaron desde el Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas.

“Nos parece de la mayor relevancia aclarar que los excedentes de los Fondos Solidario son patrimonio de las Universidades, en cuanto éstas han aportado e invertido en ellos durante años y la Ley las mandata para el cuidado de este patrimonio. Por lo tanto, creemos que es absolutamente legítima la solicitud que sean nuestras Universidades las que puedan hacer uso de estos excedentes, los que se utilizarían como apoyo complementario para nuestros estudiantes y ayudarían a enfrentar la situación de déficit generado en las instituciones”, afirman desde el CRUCH. Además, agregaron que “en este sentido, debemos manifestar que la propuesta del Ministerio no constituye una solución y, más aún, resulta preocupante el principio político que está detrás de esta iniciativa”.

También, desde el gremio denunciaron que “el rechazo a la solicitud de no considerar el año 2020 en la duración nominal de la carrera para estudiantes beneficiarios de gratuidad, y la negativa a abrir un nuevo proceso a postulación de ayudas estudiantiles a través del FUAS, dado que la situación de muchas familias ha cambiado desfavorablemente producto de la emergencia sanitaria, revelan una postura que dista del apoyo que la educación pública requiere del Estado en un momento tan crucial para la sociedad chilena”.

Finalmente, desde el CRUCH afirmaron que “creemos que este tipo de planteamientos no reconoce la labor ni el aporte sustantivo que han realizado las Universidades en esta situación de crisis, ni el rol público que caracteriza a nuestras instituciones, por lo que hacemos un llamado a las autoridades pertinentes para abrir instancias de diálogo y avanzar en la búsqueda de soluciones”.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.