Ejército etíope toma varios enclaves estratégicos en su lucha contra los rebeldes de Tigré

La escalada es la culminación de un pulso que comenzó con la asunción de Abiy, primer miembro de la etnia oromo que llega a la jefatura de Gobierno. (Télam)

El Ejército de Etiopía se hizo con el control de varios lugares estratégicos para las fuerzas del separatista Frente Popular para la Liberación de Tigré (TPLF) en el marco de su avance hacia la capital de la región homónima, Mekele, que está cercada por las fuerzas gubernamentales, informó la cadena de televisión privada Fana.

El jefe del Departamento de Drenaje de la Fuerza de Defensa Nacional, el teniente general Hassen Ibrahim, afirmó que las fuerzas militares gubernamentales tomaron el control de la localidad de Wikro, situada a 50 kilómetros al norte de Mekele y evaluó que tomarán la capital de Tigré en unos pocos días.

En un comunicado citado por la agencia de noticias AFP, el general informó que el Ejército capturó varias localidades más.

Las fuerzas militares del Gobierno avanzan en dirección a Mekele a través de Adwa y a su paso se hicieron con el control de cuatro localidades.

Además, el Ejército tomó la montaña Mesebo, cerca de Mekele, con lo que obtuvo una posición clave para poder hacerse con el control de la capital de Tigré en cuestión de unos pocos días, según el alto mando militar etíope.

Ibrahim aseguró que la población de Tigré está mostrando su apoyo al Ejército en esta operación militar.

El general señaló que la operación militar para hacerse con el control de Tigré sigue en marcha y que los milicianos del TPLF serán llevados ante la justicia en un corto periodo de tiempo.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, anunció el 4 de noviembre el inicio de una ofensiva contra el TPLF en respuesta a un ataque del grupo contra una importante base del Ejército en la capital regional y tras meses de distanciamiento entre esta formación y el Ejecutivo central.

Abiy ordenó el jueves el inicio de la fase “final” de la operación militar, que consiste en el asalto sobre Mekele, la capital de Tigray.

La escalada es la culminación de un pulso que comenzó con la asunción de Abiy, primer miembro de la etnia oromo que llega a la jefatura de Gobierno.

El TPLF fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (Eprdf), sustentada en las etnias.

El TPLF ve en las reformas de Abiy, en particular las relativas a los abusos de Derechos Humanos y de reconciliación con grupos armados entre otros, como una ‘caza de brujas’ contra sus dirigentes, los cuales se vieron en muchos casos apartados de sus cargos.

La ruptura definitiva la marcó la creación del Partido de la Prosperidad a finales de 2019 por parte de Abiy para dejar atrás al Eprdf.

Todos los partidos que integraban la alianza y algunos más en su órbita se sumaron a la nueva formación, con la excepción del TPLF, lo que también dejó al partido al margen de la toma de decisiones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.