Corfo adjudica Instituto de Tecnologías Limpias y causa desconfianza en parlamentarios y rectores

Nueve universidades de Estados Unidos y cuatro chilenas se adjudicaron US$192 millones para dar inicio al centro de innovación en la Región de Antofagasta.

Los senadores Guido Girardi, Yasna Provoste, Alejandro Guillier y los diputados Luis Rocafull, Raúl Soto y Gabriel Silber, junto a rectores de las principales universidades de Chile, denunciaron esta mañana graves irregularidades en la asignación del mayor fondo para el desarrollo de las energías renovables y anuncian sesión especial del Senado y comisión investigadora de la Cámara.

Tras nueve meses de evaluación, Corfo adjudicó la licitación del Instituto de Tecnologías Limpias a Associated Universities, Inc. (AUI), un conjunto de 22 universidades de distintos países y con presencia en Chile en las universidades San Sebastián, Autónoma y UDD. Pero el proceso no ha estado exento de críticas, ya que el grupo de parlamentarios y rectores que presentaron su propio proyecto, acusaron poca transparencia, falta de rendición de cuentas y demora en la resolución del proyecto.

Los postulantes nacionales fueron “Corporación Alta Ley”, compuesto por más de 30 asociaciones. Victor Pérez, su director ejecutivo, indicó que “La propuesta era única en la historia de Chile, incorporando el mundo minero con las mejores universidades de Chile”.

El senador Girardi, quien presidió la reunión, plantea la idea que chile sea líder mundial en el desarrollo verde, especialmente con el hidrógeno. “Chile por sí solo le podría dar energía a todo el mundo”. 

“Hay un problema de criterio, la mejor defensa es el conocimiento, y lo que se está haciendo es destruir la soberanía de chile. El procedimiento adolece de transparencia y el daño que se está haciendo a la ciencia chilena es gravísimo”, apunta el senador. Además, piensa que es un ataque directo a las universidades estatales: “Este gobierno desprecia a sus universidades, hay una visión totalmente neoliberal para el desarrollo de chile”.

Por su parte, el rector de la Universidad de Chile Ennio Vivaldi, asegura que “es un momento de muy profunda preocupación para nosotros. Es raro que las mejores universidades chilenas no sean idóneas para llevar el proyecto. Está en juego la confianza de cómo chile ve su Estado. Si no hacemos algo, esto último va a ser un problema serio”.

La Senadora Yasna Provoste hace hincapié en la desconfianza que generó esta licitación. “No se conocen los resultados de las evaluaciones y las mejores universidades no fueron invitados a exponer ante los jurados internacionales. Además tenemos ciertas dudas de quienes fueron elegidos como evaluadores nacionales. Ha habido una opacidad que genera una tremenda desconfianza.”

“No deben ser permitidos estos espacios de opacidad ni conflictos de interés que terminan privilegiando a instituciones que como bien se ha señalado, no tienen una trayectoria en materia de investigación y que se alejan del interés nacional”, señaló la parlamentaria.

Todo este conflicto se vive en medio de la polémica baja de presupuesto (-9%) al departamento de ciencias para este 2021.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.