Emiratos Árabes, Kuwait y Bahréin rechazan el informe de EEUU sobre el asesinato de Khashoggi

En el informe de sus servicios de inteligencia, EEUU asegura que Bin Salman aprobó la operación para "la captura o el asesinato del periodista" durante su visita al Consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, en octubre de 2018, lo que fue rechazado por la Cancillería saudita. (Télam)

Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin y Kuwait se unieron para rechazar el informe de Estados Unidos que acusa directamente al príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman, por el asesinato del periodista y disidente Jamal Khashoggi.

En el informe de sus servicios de inteligencia, EEUU asegura que Bin Salman aprobó la operación para “la captura o el asesinato del periodista” durante su visita al Consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, en octubre de 2018, lo que fue rechazado por la Cancillería saudita.

Ahora, los tres países aliados de Riad se sumaron al repudio al informe.

Ayer, la Cancillería de Arabia Saudita dijo que “rechaza totalmente” el expediente desclasificado por Estados Unidos.

“El Gobierno del reino de Arabia Saudita rechaza totalmente la evaluación negativa, falsa e inaceptable del informe relativo a dirigentes del reino y señala que contiene información y conclusiones inexactas”, expresó el comunicado.

“Emiratos Árabes Unidos apoyan la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores del hermano Reino de Arabia Saudita sobre el asesinato del periodista saudí”, señaló hoy un comunicado recogido por la agencia oficial de noticias emiratí, WAM, que consigna también otra nota de la Cancillería de Bahréin, casi de idéntico contenido.

“El Reino de Bahréin expresa su rechazo a todo lo que pueda afectar la soberanía del hermano Reino de Arabia Saudita”, señala la nota.

En un comunicado similar y publicado por la cadena panárabe Al Arabiya, Kuwait también se suma a este rechazo.

El príncipe Bin Salman, heredero del rey Salman y gobernante de facto del reino, “aprobó una operación para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi”, según el informe de hace dos años divulgado ayer por la administración de Joe Biden.

“El Príncipe Heredero consideró a Khashoggi como una amenaza para el Reino y apoyó ampliamente el uso de medidas violentas si era necesario para silenciarlo”, afirma el texto.

El informe reseña que en octubre de 2018 las autoridades sauditas le dijeron al periodista, de 59 años y radicado en Virginia, que debía desplazarse al consulado de Estambul para obtener una serie de documentos para casarse con su prometida turca, Hatice Cengiz.

Según las autoridades turcas fue asesinado en la sede diplomática el 2 de octubre por un escuadrón de 15 sauditas que primero lo estrangularon y luego desmembraron su cuerpo. Sus restos nunca fueron encontrados.

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) pidió hoy el inicio de una investigación que concrete la responsabilidad exacta de Bin Salman en el hecho.

El director ejecutivo de RSF, Christian Mihr, consideró que el informe “subraya la importancia de desarrollar una investigación, constitucional e independiente, de este asesinato inconcebiblemente brutal”.

“Los responsables deben ser castigados y los tribunales, garantizar que se hace justicia y aclarar exactamente de qué es responsable Bin Salman”, evaluó Mihr.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.