Adherentes a Jeanine Áñez protestaron contra su detención en varias ciudades bolivianas

Masivas concentraciones se produjeron anoche en las ciudades bolivianas de Santa Cruz, Cochabamba, La Paz, Trinidad y Potosí, donde manifestantes exigieron la libertad de la expresidenta de facto Jeanine Áñéz y dos de sus exministros que fueron encarcelados y acusados por el golpe de Estado perpetrado contra el exmandatario Evo Morales.

“¡Libertad, libertad, libertad!”. fue el grito en varias de las distintas capitales de departamento, horas después de que Áñez y sus exministros fueran encarcelados en La Paz.

“Señor Presidente (Luis Arce) usted lamentablemente es un hombre enfermo, busque la paz en Dios, busque democracia; el país está pidiendo salud, vacunas y reactivación económica; no está pidiendo persecución ni pelea entre bolivianos” clamó durante la marcha el presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, que advirtió que en una reunión nacional asumirán nuevas medidas de protesta.

En La Paz, el lugar de concentración fue la UMSA -principal universidad pública del país- y la plaza del Bicentenario, donde centenares de personas con banderas bolivianas reeditaron las protestas de octubre de 2019, cuando se movilizaron contra la “paralización intencional y arbitraria (del TSE), sin fundamentos técnicos, del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP)”.

En la jornada, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y Estados Unidos expresaron su preocupación por el nuevo clima de tensión política en el país andino.

“No fue golpe. Fue fraude”, se leía en pancartas de manifestantes que con la pandemia como telón de fondo asistieron a marchas.

El Gobierno boliviano, por su parte, anunció que está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales contra el secretario general de la OEA, Luis Almagro, por sus “persistentes acciones de injerencia” en el país.

Así lo expresó en una entrevista a Red Uno el ministro de Justicia, Iván Lima, quien señaló que se está valorando la posibilidad a raíz de las declaraciones hechas por Almagro sobre fraude electoral de 2019.

Lima explicó que el secretario general de la OEA es un “actor político” que, en caso de poder ser enjuiciado, “lo será” por lo que espera que rinda cuentas por la “gravedad de sus afirmaciones y la irresponsabilidad” que supuso el informe realizado por la organización tras unos comicios que acabaron derivando en el golpe de Estado contra el ahora expresidente Morales.

La OEA planteó recientemente crear una comisión internacional que investigue los casos de corrupción en Bolivia desde el Gobierno de Morales hasta la actualidad, incluyendo el periodo de Áñez.

La organización interamericana cuestionó el sistema judicial boliviano y afirmó que no existen garantías de un juicio “justo”, de “imparcialidad ni debido proceso” contra los ahora antiguos altos cargos del Gobierno.

“Nunca se pronunció por los 36 asesinatos, los más de 800 heridos, los 1.500 detenidos ilegalmente y el centenar de perseguidos”, manifestó en su cuenta de Twitter.

El Gobierno de Bolivia cuestionó asimismo el rol desempeñado por la Unión Europea durante la crisis poselectoral de 2019 y aseguró que “propició” la llegada de la administración “no constitucional” de Áñez.

El portavoz de la Presidencia boliviana, Jorge Richter, dijo en declaraciones al diario La Razón que la visión que tiene el Gobierno de Arce sobre el papel de la UE “no es de un agrado completo”, ya que estima que el bloque “propició que en Bolivia se pueda instalar un Gobierno no constitucional como el de Áñez”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.