El milagro marroquí: el país africano modelo en control de la pandemia y vacunación

Sus medidas para evitar los contagios, así como el plan de vacunación, son alabadas por organismos internacionales, como la OMS, personalidades y diversos gobiernos.

Varios observadores internacionales así como distintos medios de prensa tanto europeos como latinoamericanos, africanos y del mundo árabe, han destacado la exitosa respuesta que ha  dado Marruecos al coronavirus.

El país africano, desde la aparición del primer caso, aplicó un estricto confinamiento y adquirió mascarillas y respiradores. La apuesta temprana por una campaña de vacunación masiva y gratuita, además, benefició no solamente a los marroquíes sino también a los extranjeros residentes.

Modelo mundial en la gestión de la campaña de vacunación

El Gobierno del Reino de Marruecos actuó con rapidez para proteger su sistema sanitario del colapso y, tras conseguir este objetivo, se centró en garantizar la inmunidad colectiva mediante la vacunación, tal como lo destacó la agencia “EFE” en un recién artículo titulado “Éxito marroquí: múltiples vacunas, mascarillas baratas y cierre de fronteras”.

Para evitar el descontrol de la pandemia, Marruecos decretó el estado de emergencia sanitaria, el 22 de marzo del 2020 y el Gobierno empezó al mes siguiente negociaciones simultáneas con varios fabricantes de vacunas para garantizar su adquisición en un mercado internacional que sufre una gran escasez de producción.

Varias medidas habían sido tomadas, desde muy temprano, por Marruecos para frenar la propagación del virus, especialmente el uso obligatorio de mascarillas, el aumento del ritmo de su producción a 8 millones de unidades diarias y su venta a bajo precio. Marruecos, además, garantizó el equipamiento de sus centros sanitarios con respiradores y camas de reanimación.

Tras el éxito de estas medidas, el país africano inició su campaña de vacunación el 29 de enero pasado y, a la fecha, ya ha vacunado a 4,3 millones de personas y acaba de sumar la vacuna rusa Sputnik V a las de AstraZeneca y Sinopharm, además de anunciar también la adquisición de la estadounidense Johnson&Johnson aprobada por la OMS.

De esta manera, Marruecos no sólo se ha convertido en el país africano más avanzado en su campaña de vacunación, sino que también ha emergido como la nación “milagro”.

El plan de vacunación dio la prioridad a las personas de más edad (a partir de 60 años), al personal médico, a los elementos de seguridad y al cuerpo docente, siendo las inyecciones totalmente gratuitas.

Más de 1.471.000 personas recibieron la segunda dosis de la vacuna. Esta cifra se incrementa diariamente en más de 100 mil nuevos vacunados.

Mientras avanza con lentitud la campaña de vacunación en el mundo, Marruecos emerge como el “milagro” regional y africano, ya que, con una población de casi 37 millones de habitantes, encabeza las inoculaciones contra el Covid-19 en África, donde hasta la fecha sólo 12 países han puesto en marcha campañas de este tipo.

“Marruecos puede ser considerado como uno de los modelos mundiales en la gestión de la crisis sanitaria relacionada con la covid-19 y el proceso de vacunación contra esta pandemia. El país ocupa el décimo lugar en el mundo y el primero en África en cuanto a número y porcentaje de personas vacunadas”, señala la prensa internacional.

La nación africana, para cumplir con el desafío, adquirió 66 millones de dosis a diversos proveedores mundiales, que ya entregaron 8,5 millones, procedentes en su mayoría de los laboratorios chino Sinopharm y británico AstraZeneca. Instaló, además, 3.037 centros de vacunación en todo el país (más de la mitad de ellos en zonas rurales), y otras 700 unidades móviles de vacunación en las distintas provincias para llegar a las zonas más remotas o incluso para ir puerta a puerta, donde sea necesario, para administrar las vacunas.

Con este despliegue masivo, Marruecos desea vacunar gratuitamente al 80% de sus habitantes (incluidos los extranjeros) mayores de 17 años.

Adhesión y entusiasmo de los residentes extranjeros en Marruecos

La operación de vacunación de los extranjeros residentes en Marruecos continúa en las diferentes regiones del Reino en buenas condiciones, basadas esencialmente en una organización impecable y una coordinación de alto nivel entre las diferentes autoridades locales, regionales y administrativas.

Esta campaña gratuita tuvo un eco positivo entre los extranjeros residentes en Marruecos, quienes expresaron su aprecio y gratitud por este gesto generoso por parte del Rey Mohammed VI, quien les permitió beneficiarse gratuitamente de la vacuna, al igual que el conjunto de los ciudadanos marroquíes de entre 17 y más de 75 años.

También expresaron su aprecio por el buen desarrollo de las diferentes etapas de esta operación lanzada por el monarca, empezando por el envío del SMS al 1717 y la programación de la cita, pasando por las excelentes condiciones de acogida y la administración de las dosis de vacunas, bajo la supervisión de los cuadros sanitarios y de enfermería.

Las escenas a nivel de los centros de vacunación de Rabat resumen así las condiciones en las que se desarrolla esta operación en las diferentes regiones del Reino, donde los beneficiarios extranjeros velan por concertar su cita con antelación para evitar la aglomeración, de conformidad con el protocolo sanitario en vigor, antes de ser atendidos, desde el momento de su llegada a sus centros, por un equipo sanitario y administrativo movilizado para servirlos, al igual que todos los ciudadanos marroquíes.

En este marco, el presidente de la Asociación de los Franceses de Rabat (AFR) Frédéric Bauer afirmó, en una declaración a la prensa, que la operación de vacunación contra el coronavirus “se desarrolla en muy buenas condiciones”, saludando el compromiso y la fuerte movilización de las personas que velan por la organización de esta campaña.

“Los agentes de autoridad llamaban a nuestras puertas para comunicarnos las fechas y los lugares de la primera dosis, en función de las categorías de edad”, explicó, añadiendo que tras la inyección de la primera dosis se nos comunicó una cita para la segunda.

Después de la vacunación, los beneficiarios son sometidos a un control médico en una sala específica, durante media hora, antes de regresar a sus hogares, de conformidad con las instrucciones del Ministerio de Sanidad.

Preguntada por la agencia de prensa marroquí MAP, Marion Fossorier, residente extranjera en Marruecos desde hace 30 años, se mostró impresionada por la calidad de la organización de esta campaña de vacunación contra el Covid-19, que se desarrolla en excelentes condiciones.

“En menos de 48 horas, me inscribí a través de Internet y conseguí una cita”, se congratuló, indicando que una vez en el centro, fue calurosamente recibida por el personal médico, que le hizo algunas preguntas sobre su estado de salud.

Una vez iniciada la campaña de vacunación nacional, las diferentes representaciones diplomáticas se pusieron en contacto con sus ciudadanos residentes en Marruecos, a través de los diferentes portales, para incitarles a beneficiarse de la campaña, saludando esta iniciativa noble y pionera. De igual manera, el personal de las Misiones Diplomáticas, consulares e internacionales extranjeras acreditadas en Marruecos está recibiendo las vacunas de manera gratuita.

La Oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a Marruecos como uno de los diez primeros países que han cumplido con éxito el desafío de la vacunación contra el covid-19.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.