Hipótesis sobre la aún misteriosa muerte del niño Tomás Bravo

El hallazgo del cuerpo de Tomás, el pequeño de tan solo tres años, solo ha dejado más interrogantes en la ciudadanía y en los investigadores, por lo cual se han elaborado diversas hipótesis respondiendo lo que le pudo haber pasado.

El caso de Tomás Bravo, el pequeño que fue hallado muerto luego de más de una semana desaparecido, provocó gran conmoción en el país, por lo cual se han elaborado diversas hipótesis para intentar explicar qué fue lo que pasó realmente con él desde aquel 17 de febrero.

Una de ellas tiene relación con la forma de muerte ya que, para José Ortiz, fiscal jefe de Arauco, el tío abuelo del menor “con la intención de matar, ejerce sobre el niño maniobras de introducción de algún elemento de carácter contundente, elástico, no determinado en su boca, generándole una asfixia que posteriormente le genera la muerte“. Tras lo cual habría ocultado el cuerpo y uno o dos días después lo habría trasladado al sitio donde fue encontrado.

Así, la primera duda que surge es el motivo del eventual homicidio, agregando que hasta ahora, el abuso sexual está descartado.

Por lo demás, las pericias forenses señalan que la causa de muerte es “indeterminada en estudio”, por ahora, y que no es posible confirmar o descartar participación de terceros.

Sin embargo, la hipótesis de la asfixia sería una conjetura del fiscal de Arauco. El abogado defensor de Escobar indicó que “el fiscal ha planteado una causa de muerte inexistente“, detallando que: “La muerte, como verbo rector, requiere en este caso es una acción, y la pregunta es: ¿Cuál es la acción que el Ministerio Público está describiendo en la formalización?, y la acción que describe es la asfixia”.

Mientras que Gilberto Opazo, exjefe de la Brigada de Homicidios de la PDI, explicó que “Si no tenemos causas de muerte, incompatible con la acción de terceros, la verdad es que no habría cómo imputar el delito a una persona determinada“.

Por otro lado, la hipótesis que crea la defensa de Jorge Escobar es que Tomás se habría perdido, ante lo cual caminó solo casi dos kilómetros y falleció “por causas naturales”, ya que ningún informe científico demostraría lo contrario.

Pero esta teoría no explicaría por qué el menor fue encontrado en un lugar de difícil acceso para un niño tan pequeño y semidesnudo. Ante esto serán clave los exámenes de entomología forense, donde según Mauricio Valdivia, perito forense, se tiene que:

“Verificar si la evidencia del rastro de insectos y todo lo que pueda haber en el lugar coinciden con lo que está presente en el cuerpo y ropa de Tomasito. ¿El lugar donde apareció es el lugar original donde falleció o hay otra secuencia de acciones relacionadas a otros lugares en donde había tenido interacción con el medio?”.

Por las características de este caso y la inexistencia de pruebas reales en contra de Escobar, se ve complicado que Fiscalía construya un escenario probatorio en donde se permita llevar a juicio al imputado y acreditar su culpabilidad en el presunto homicidio.

Rodrigo Lazo, exfiscal, sostuvo que “En un delito complejo como este, el fiscal tiene que usar toda la batería de pruebas que logre recopilar, ya sean pruebas directas (las que nacen del delito), indirectas (derivan de las anteriores mencionadas) o iniciales”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.