Arqueólogos de Egipto descubren una antigua ciudad perdida hace más de 3.000 años cerca de Luxor

Los restos, que se encuentran casi completos, suponen "el segundo descubrimiento arqueológico más importante desde el hallazgo de la tumba de Tutankamón"

Una misión arqueológica encabezada por el exministro de Arqueología de Egipto Zahi Hawass, descubrió en la orilla occidental del Nilo, cerca de la ciudad de Luxor, la denominada Ciudad Dorada; la urbe más grande y antigua de las descubiertas en el país, informó este jueves el Ministerio de Turismo egipcio.

En el comunicado emitido por el Ministerio se precisa que la ciudad fue edificada durante el reinado de Amenhotep III, el noveno faraón de la dinastía XVIII. Este gobernó desde 1391 hasta 1353 antes de Cristo.

La Ciudad Dorada fue conocida durante la era de los faraones Amenhotep IV (Akenatón), Tutankamón y su sucesor, el faraón Jeperjeperura Ay. Esta se consideró el mayor centro administrativo y económico de su tiempo.

“Muchas misiones arqueológicas extranjeras buscaron sin éxito esta ciudad”, dijo Hawass.

Según Betsy Brian, profesora de Egiptología de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, en EEUU, el hallazgo de la ciudad representa “el segundo descubrimiento arqueológico más grande después de la tumba de Tutankamón”, que arrojará luz sobre varios aspectos de la vida de los antiguos egipcios.

Los arqueólogos egipcios en septiembre de 2020 comenzaron a excavar en el área entre los templos de Ramsés III en Medinat Abu y Amenhotep III. Tenían la esperanza de encontrar el templo funerario de Tutankamón, y durante las primeras semanas de excavación descubrieron fragmentos de muros de ladrillos.

“La misión se sorprendió cuando descubrió que en el sitio de excavación había una gran ciudad bien conservada. Habían fragmentos casi completos de paredes y habitaciones con objetos cotidianos conservados en ellas”, aseguró el Ministerio.

Los hallazgos

Las inscripciones jeroglíficas en las vasijas de barro destinadas a almacenar vino ayudaron a fechar el hallazgo. Esos datos fueron confirmados por otros descubrimientos en el sitio de la excavación; anillos, esculturas de escarabajos, productos de arcilla de colores y ladrillos con sellos de Amenhotep III.

La misión descubrió la zona administrativa y los barrios residenciales, una panadería y otros locales para la fabricación y el almacenamiento de alimentos después de siete meses de excavaciones. Además, un taller que producía ladrillos de arcilla para los edificios, talleres artesanales para la fabricación de amuletos, así como de otros objetos destinados a decorar los interiores del templo.

Al norte del asentamiento se encuentra una gran zona funeraria que aún se encuentra en proceso de investigación. Ya se descubrieron tumbas talladas en rocas de varios tamaños, a las que conducen unas escaleras perforadas en las piedras, un tipo tradicional de tumbas en el Valle de los Reyes y otras +necrópolis cerca de Luxor.

“El trabajo continúa, la misión espera encontrar tumbas intactas, llenas de tesoros”, destacó el Ministerio egipcio.

Fuente: Sputnik (vp/lc/nv)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.